Wicho

/Wicho

About Wicho

This author has not yet filled in any details.
So far Wicho has created 1010 blog entries.

enero 2019

En pasada, un libro sobre aviones, almas y llamas

En pasada por Manuel Belmonte de Gálvez

Cinco en verde, descargado, desarmado, HBV, paso adelante, flap, arriba, abajo, arriba, arriba, both, 3000, 2000, cantidad, tres, up, sea, central warning, autofeather, bombas, ¿pínulas y compuertas?

Este libro, publicado en Madrid en 2150 recoge las memorias de los ficticios aviadores Jorge de Gálvez y Andrés Belmonte. Cuenta qué les llevó a querer ingresar en la también ficticia Fuerza Aérea y como terminan entrando en el no menos ficticio 34 Escuadrón que tiene como misión luchar contra los nada ficticios incendios forestales volando los tampoco nada ficticios Canadair CL-215T y CL-415, también conocidos afectuosamente como Botijos. Así que como todo es ficticio menos los incendios y los aviones cualquier parecido con el 43 Grupo de Fuerzas Aéreas del Ejército del Aire de España debe ser puritita casualidad.

Pero me ha parecido un libro apasionante para saber –hipotéticamente– como es el proceso de formación de los pilotos del 43 Grupo desde que ingresan en la Academia General del Aire hasta que están volando los botijos enfrentados no sólo a los incendios sino a las cargas de agua en el mar –que nadie parece saber muy bien por qué se hacen cómo se hacen– o a las entradas y salidas en pantanos que no siempre son fáciles ni mucho menos. El resumen podría ser que utilizan el estilo operacional botijero, que viene siendo «vamos para delante y ya veremos qué pasa.» Y también me da en la nariz que las historias de cómo Jorge y Andrés deciden hacerse aviadores por muy ficticias que sean igual tienen algún paralelo en alguna realidad no muy lejana a la nuestra.

Lo haya escrito quien lo haya escrito se nota que son las palabras de un aviador a quien le encanta su trabajo, así que sólo puedo esperar a que ese segundo libro que se menciona en las memorias de Manuel salga alguna vez a la luz si ningún poder fáctico lo impide.

Definitivamente En pasada es un libro más que recomendado para aerotrastornados. Pero creo que también le puede gustar a cualquiera que se haya parado medio segundo a plantearse el ímprobo trabajo que hacen las tripulaciones apagaincendios jugándose el tipo año tras año para proteger la naturaleza volando despacio, con el avión cargado a tope, cerca del suelo, a menudo hacia montañas, y en condiciones de visibilidad reducida. Y eso por no hablar de la presencia de otras aeronaves en las proximidades con las que tienen que coordinarse. Todo esto sin desmerecer, por supuesto, a quienes luchan con los incendios en tierra.

Como complemento a la lectura del libro vuelvo a recomendar la de Desliza.es, el «cuaderno de bitácora de un aviador inquieto» que es piloto del 43 Grupo y que casualmente te puede aclarar, por ejemplo, qué es eso de las pínulas. Eso sí, no tengo claro que en el blog estén las pistas para descifrar algunos de los huevos de pascua que hay en el libro.

Relacionado,

# Enlace Permanente

Primera visita de una cápsula tripulada Dragon 2 a la plataforma de lanzamiento

La primera Crew Dragon en la plataforma

Emre Kelly ha pillado un Falcon 9 bloque 5 nuevecito con la primera Dragon 2 acoplada en la plataforma de lanzamiento 39A del Centro Espacial Kennedy.

Se trata del cohete y de la cápsula que van a llevar a cabo la misión SpX-DM1, de SpaceX Demo Mission 1, en la que una Dragon 2 no tripulada será lanzada hacia la Estación Espacial Internacional, a la que se acoplará durante un tiempo antes de terminar la misión amerizando frente a la costa de California.

Crew Dragon atracando en la EEI
Impresión artística de una Dragon 2 atracando en la EEI – NASA

El lanzamiento de la DM-1 estaba programado para el 17 de enero, así que es necesario hacer antes las pruebas pertinentes de que se puede acceder a la cápsula mediante el brazo instalado a tal efecto en la torre de lanzamiento y de que todos los conectores están en su sitio y de que la cápsula no tropieza con nada. Pero con el cierre parcial de la administración estadounidense nadie está seguro de si se podrá mantener la fecha de lanzamiento.

Si todo va bien en la DM-1 en marzo podríamos ver como una Dragon 2, pero en este caso tripulada por Bob Behnken y Douglas Hurley, despega en la misión SpX-DM2, que será la primera misión tripulada en despegar desde los Estados Unidos desde que el 8 de julio de 2011 el transbordador espacial Atlantis despegara en la misión STS-135, la última de los transbordadores espaciales.

# Enlace Permanente

El rover Yutu 2 ya rueda por el lado oculto de la Luna

Yutu 2 en la superficie de la Luna
Yutu 2 en la superficie de la Luna - Programa de exploración lunar chino

Poco se lo han pensado los responsables de la misión Chang'e 4 para sacar a pasear el rover: si el aterrizador se posaba en la cara oculta de la Luna a las 3:26, hora peninsular española, del 3 de enero de 2018 el rover de la misión ponía sus ruedas en el suelo de nuestro satélite a las 15:22.

Con unas medidas de 1,5×1×1 metros y 140 kilos de peso su objetivo es estudiar la composición del regolito lunar y del subsuelo de la Luna hasta una profundidad de unos cientos de metros. Pero también lleva una cámara en color con la que tomará fotos que ya tenemos «ansiaviva» de ver.

A pesar de que en la votación popular para ponerle nombre eran más populares nombres como Brillo, Wang Shu (un antiguo reino chino) o Excursionista el comité que tomaba la decisión final decidió, en un alarde de originalidad, ponerle Yutu 2. Yutu, Conejo de Jade, es la mascota de Chang'e, la diosa china de la Luna.

Yutu era también el nombre del rover de la misión Chang'e 3, en cuyo diseño está basado Yutu 2, que esperemos que dure más que su predecesor.

# Enlace Permanente

Los artistas de la New Horizons

Ultima Thule
Ultima Thule en rotación - NASA/JHUAPL/SwRI

El equipo de la New Horizons ha dado hoy una nueva rueda de prensa en la que contaron alguna cosa más que han podido averiguar de un primer análisis de los datos que ya han recibido después del encuentro de la sonda con Ultima Thule:

  • Por un lado dicen que por ahora no han encontrado ni anillos ni satélites de más de 1,6 kilómetros en órbita alrededor de Ultima Thule.
  • Por otro dicen que tampoco han encontrado ningún tipo de atmósfera alrededor de él. Que de hecho no esperaban encontrarla, pero que una vez que estaban allí pues miraron igual por si acaso.
  • Los dos lóbulos son de un color muy similar, lo que confirma la idea de que se formaron muy cerca uno del otro y que estuvieron sometidos a los mismos procesos que les han dado su color actual.
  • El color es muy parecido al de otros objetos similares del cinturón de Kuiper observados por telescopio desde la Tierra, así que parece que hemos dado con un KBO bastante estándar.

La sonda, que ya está a casi 5 millones de kilómetros de Ultima Thule, ha salido ya del modo «encuentro con Ultima Thule» por lo que a partir de ahora se dedicará a tomar medidas del entorno por el que se mueve con sus instrumentos –a fin de cuentas es en el que ha crecido Ultima Thule– y a hacer observaciones de otros KBO.

Habrá una pausa de unos días en la descarga de datos porque la New Horizons está en conjunción con el Sol desde mañana hasta el día 9, con lo que hasta el 10 no se recibirá nada nuevo. Así que tendremos que esperar al menos un par de semanas para tener novedades, entre ellas imágenes con mejor iluminación para ir aprendiendo un poco más del relieve de UT.

En cuanto a las imágenes Alan Stern, el investigador principal de la misión, dijo que en las recibidas hasta ahora Ultima Thule está exactamente donde esperaban que estuviera, con lo que el equipo es moderadamente optimista de cara a que se hayan conseguido las imágenes de más alta resolución previstas.

Trabajos de Leila Qışın, Mallory Kinczyk y James Tuttle Keane
Trabajos de Leila Qışın, Mallory Kinczyk y James Tuttle Keane – NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory/Southwest Research Institute

Pero personalmente lo que más me gustó de la rueda de prensa fue que se tomaran el tiempo de destacar el trabajo que están haciendo los artistas Leila Qışın, Mallory Kinczyk y James Tuttle Keane a la hora de ayudarles con todo el esfuerzo de divulgación de los resultados de la misión.

# Enlace Permanente

Chang’e 4 se posa con éxito en el lado oculto de la Luna

[Banda sonora recomendada para esta anotación: The Dark Side of the Moon de Pink Floyd, por supuesto]

Menos de 48 horas después de que hayamos visitado el astro más lejano al que jamás hayamos llegado acabamos de alcanzar otro sitio en el que nunca habíamos estado, el lado oculto de la Luna.

A las 3:26, hora peninsular española, del 3 de enero de 2019 la misión china Chang'e 4 se posaba en el cráter Von Kármán, que a su vez está en la Cuenca Aitken, la segunda mayor estructura del sistema solar causada por un impacto que conozcamos.

El punto exacto del aterrizaje está en los 177,6 grados este, 45,5 grados sur, lo que lo coloca en un lugar casi diametralmente opuesto a la Tierra a una latitud equivalente en la Tierra a la de la isla Sur de Nueva Zelanda. Si fueran 45,5 grados de latitud norte sería equivalente más o menos a la latitud de Burdeos, Turín o Venecia en la Tierra. Así que aunque en inglés la Cuenca Aitken sea conocida como Cuenca Aitken - Polo sur porque va del polo sur hasta el cráter Aitken, que está a 15º sur, en realidad a Chang'e 4 le falta bastante para estar en el polo. De hecho la primera misión en visitar el polo sur lunar será la Chandrayaan 2 de la India, cuyo lanzamiento podría producirse a principios de febrero.

La superficie de la Luna vista por Chang'e 4
La superficie de la Luna vista por Chang'e 4. Los railes que se ven en la parte superior de la imagen son los que se usarán para bajar el rover a la superficie - Programa de exploración lunar chino

La misión está compuesta por un aterrizador y un rover que son casi iguales que los de la misión Chang'e 3 pues de hecho son que se había construido como respaldo para esa misión. Pero incorporan algunos cambios, especialmente en el rover, con las lecciones aprendidas en la misión anterior.

Aterrizador de Chang'e 4

Rover de Chang'e 4

Entre ambos llevan ocho instrumentos que incluyen varias cámaras, espectrómetros, un radar para estudiar la Luna por debajo de la superficie, un dosímetro para medir radiación, y un instrumento que medirá cómo interactúa el viento solar con la superficie de la Luna. El aterrizador además lleva una especie de terrario en el que se estudiará el crecimiento de plantas y gusanos de seda.

Pero además la misión utiliza un satélite bautizado como Queqiao que orbita la Luna a una distancia de entre 65.000 y 85.000 kilómetros de su superficie para que haga de relé de comunicaciones entre el aterrizador y el control de la misión. De otro modo sería imposible mantener el contacto.

Los objetivos de la misión son medir la temperatura de la superficie de la Luna, la composición del regolito lunar y de las rocas, hacer experimentos de radioastronomía libres de cualquier interferencia terrestre, estudiar los rayos cósmicos y observar la corona solar.

# Enlace Permanente

La New Horizons y su equipo lo clavan en el sobrevuelo de Ultima Thule

La New Horizons y Ultima Thule
Impresión artística de New Horizons en Ultima Thule – NASA/JHUAPL/SwRI/Steve Gribben

Desde primeras horas de la tarde del día 1 de enero de 2019, hora peninsular española, sabíamos que la sonda New Horizons de la NASA había superado sin problemas a su sobrevuelo del objeto del cinturón de Kuiper 2014 MU69, también conocido informalmente como Ultima Thule.

Esto no es poco, ya que la sonda podía haber chocado con alguna roca –y a 14 kilómetros por segundo no hacía falta que fuera muy grande para que el impacto hubiera tenido consecuencias catastróficas– o haber entrado en modo seguro por algún fallo interno producido durante el sobrevuelo.

También sabíamos que su memoria estaba tan llena como tenía que estar tras haber ejecutado todas las órdenes que tenía almacenadas para el sobrevuelo… pero quedaba la duda de si el equipo de la misión había apuntado bien. Y es que Ultima Thule es mucho más pequeño que Plutón y su órbita no era tan bien conocida como la del ex–planeta. De hecho no sabíamos de la existencia de Ultima Thule más que desde 2014, de ahí su denominación oficial. Así que cabía la posibilidad de que los bancos de memoria de la New Horizons estuvieran llenos de un montón de información e imágenes acerca de nada, aunque para minimizar ese riesgo la sonda tenía órdenes de tomar datos también alrededor de la posición teórica de Ultima Thule.

Pero afortunadamente el equipo de la misión lo ha clavado una vez más y ya sabemos que los aproximadamente 50 GB de información que la New Horizons ha grabado durante el encuentro contienen un montón de información e imágenes interesantes. Eso sí, la sonda tardará unos 20 meses en poder enviarla toda porque transmite con una potencia de 15 vatios desde una distancia de unos 6.300 millones de kilómetros, con lo que su velocidad de transmisión está entre los 0,5 y 1 kilobits por segundo.

Sin embargo, conscientes del interés generado, el equipo de la misión había preparado un primer envío de datos con imágenes que nos permitieran discernir la forma y color de Ultima Thule, que ha resultado ser un muñeco de nieve rojizo… o BB8, o un cacahuete, o Kenny de South Park; todo depende de cómo lo mires. Aunque el equipo de la misión ha optado por la opción muñeco de nieve.

Primera imagen decente de Ultima Thule
Ultima Thule desde 28.000 km de distancia - NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory/Southwest Research Institute

Sabemos también que mide unos 33 kilómetros en su eje más largo y que está formado por dos cuerpos que se unieron hace unos 4.500 millones de años tras un proceso de acreción de partículas más pequeñas en lenta rotación unas alrededor de otras. Ultima es el lóbulo grande, que es unas 3 veces mas grande que Thule, el pequeño. Aunque hay que recordar que son nombres no oficiales y que el equipo de la misión, una vez analizados los datos obtenidos, propondrá a la Unión Astronómica Internacional un nombre oficial.

Su forma recuerda mucho también a la de 67P/Churyumov-Gerasimenko, el cometa que visitaron Rosetta y Philae. De hecho el equipo de la misión ha dicho en la presentación de las primeras imágenes que es muy posible que Ultima Thule tenga la forma que tienen los cometas antes de que algo los lleve a irse precipitando hacia el Sol, proceso que los va esculpiendo hasta acabar como Chury o destruidos por completo, ya sea porque acaban en pequeñas piezas o porque los engulle el Sol.

Una cosa en la que han insistido mucho durante la presentación de esta primera imagen es que dada la distancia a la que está tomada –unos 18.000 kilómetros– y su resolución –140 metros por pixel– y el ángulo de la iluminación aún es muy pronto para poder hablar de si hay cráteres y rocas o no en la superficie de Ultima Thule. También han insistido en que aunque el color sea similar al del polo norte de Plutón eso no quiere decir que su composición sea la misma, pues hay varios procesos que pueden dar lugar a materiales de ese color.

Así que hay que esperar a próximas ruedas de prensa que se irán produciendo según vayan llegando más datos e imágenes con más resolución, de hasta tan solo 35 metros por pixel en las tomadas más de cerca, y con mejor iluminación.

En cualquier caso 2014 MU69, Ultima Thule, el muñeco de nieve, Kenny, el cacahuete o como queramos llamarlo es desde el 1 de enero de 2019 el objeto más lejano que hayamos visitado jamás.

Respecto al futuro, Alan Stern, el investigador principal de la misión, ha revelado que en el verano de 2020 el equipo tiene la intención de proponer un encuentro con otro objeto del cinturón de Kuiper, objeto que habrá que localizar primero, claro.

Por cierto que Brian May, el guitarrista de Queen, quien también es doctor en astrofísica, ha compuesto una canción para conmemorar este hito de la misión, canción que fue estrenada en la noche del 1 de enero:

En los próximos días, según se vayan recibiendo más datos, habrá novedades. Puedes seguir la misión en @NASANewHorizons para estar al tanto… o leernos a nosotros, que también lo iremos contando.

También puedes echarle un ojo al «hilillo» que he hecho en Twitter según se iban sabiendo cosas, en el que aparte de la misión de la New Horizons también salen canciones, películas, series de televisión y libros… aunque todo relacionado con estos días tan espaciotrastornados que estamos viviendo. Menos mal que no me gustan los hilos.

Relacionado,

# Enlace Permanente

La sonda Osiris-REX ya orbita el asteroide Bennu

Osiris-REX entrando en órbita

El equipo de la misión Osiris-REX de la NASA terminaba bien 2018 al conseguir colocar sin problemas su sonda en órbita alrededor del asteroide Bennu a últimas horas del 31 de diciembre. Y es que aparte del problema de tener que ejecutar la maniobra en automático porque tanto la sonda como el asteroide están a siete minutos y medio luz de la Tierra la gravedad de Bennu es de diez millonésimas de la gravedad terrestre, así que había que ser muy delicado para no pasarse de rosca.

La sonda está ahora en una órbita de 1,75 kilómetros del centro de Bennu. Teniendo en cuenta que el asteroide tiene un diámetro de unos 500 metros esto quiere decir que Osiris-REX está a poco más de un kilómetro de su superficie dependiendo de la zona que sobrevuele, ya que la forma de Bennu es un tanto irregular. Es la órbita más cercana que jamás hayamos conseguido alrededor de un astro. Aunque también es cierto que siendo un objeto de un tamaño tan reducido esto es relativamente fácil de conseguir.

Puede ser más complicado mantener la órbita, ya que al ser tan tenue la gravedad de Bennu cosas como la presión de los fotones de la luz del Sol o el efecto Yarkovsky en su superficie pueden tender a sacar la sonda de su órbita, así que habrá que hacer maniobras de ajuste de vez en cuando. Además el software de guiado está programado para mover la sonda a una distancia de seguridad razonable en el caso de que se produzca un desplazamiento no previsto.

Durante esta fase de la misión, que durará hasta mediados de febrero, el equipo de la misión aprenderá a navegar usando referencias en la superficie de Bennu como rocas o cráteres de cara a adquirir la habilidad para ir acercándola más en futuras fases de la misión. Y es que no hay que olvidar que el objetivo último de Osiris-REX es traer a Tierra muestras de la superficie de Bennu.

También podrán ir afinando la información sobre la masa y la gravedad del asteroide, lo que es necesario para calcular esas órbitas más próximas y la toma de muestras. Esta información y la que obtengan sobre el efecto Yarkovsky permitirá además afinar mejor los cálculos sobre la órbita de Bennu, que tiene una probabilidad acumulada de chocar contra la Tierra de 1 entre 2.700 (un 0,0004%)* en el periodo que va de 2175 a 2199. También permitirá ayudar a definir mejores estrategias para misiones que tuvieran que desviar un asteroide en el futuro al entender mejor qué fueras actúan sobre ellos y el efecto que tienen.

Que no panda el cúnico
*Es decir, que hay un 99,9996% de posibilidades de que no lo haga

Pero con diferencia la parte más importante de la misión será el estudio de Bennu en lo que respecta a su composición y propiedades físicas como un testigo de los tiempos primordiales del sistema solar conservado en el congelador del vacío del espacio.

La misión está en Twitter como @OSIRISREx.

# Enlace Permanente

Los lanzamientos espaciales más chulos de 2018

Me ha encantado Les plus beaux lancements de 2018, una recopilación de algunos de los 114 lanzamientos orbitales de 2018 –más alguno no orbital– montada al ritmo de Butterflies and Hurricanes de Muse. No especifica cual es cual en cada momento, así que un entretenimiento extra puede ser intentar identificar aquellos que no son obvios porque se lee el nombre de la misión en la cofia del cohete.

Mis preferidos de los que salen en el vídeo –y en realidad del año– son:

  1. El lanzamiento del primer Falcon Heavy, o más bien el aterrizaje casi simultáneo de sus dos propulsores laterales. Hace un año esa imagen era ciencia ficción. Hoy es realidad.
  2. El del primer vuelo del VSS Unity por encima de los 80 kilómetros, porque aunque hagan trampa redefiniendo el límite del espacio no puedo negar que las imágenes son preciosas.
  3. El del It's Business Time, el primer lanzamiento comercial de un Electron. Porque aunque no es especialmente bonito ni glamuroso es un primer paso en facilitar el acceso al espacio rápido y a un precio razonable para el mercado de los microsatélites, un mercado que está creciendo a velocidad de vértigo.

Y por si te quedas con ganas, hay otro vídeo con los lanzamientos de 2017.

(Vía E. Bottlaender).

# Enlace Permanente

Feliz 2019

2019 versión Blade Runner

2019 ha sido designado como el Año internacional de la tabla periódica por la Asamblea General de las Naciones Unidas en conmemoración del 150 aniversario del descubrimiento del sistema periódico por parte de Dmitry Mendeleev en 1869.

Pero el año empieza fuerte para los espaciotrastornados, que estamos pendientes de empezar a recibir los datos que la sonda New Horizons de la NASA haya recopilado de Ultima Thule, un objeto del cinturón de Kuiper que en la madrugada del día 1 se ha convertido en el astro más lejano que jamás hayamos explorado. Y estamos apenas a unas horas de que China intente posar la misión Chang'e 4 en la cara oculta de la Luna, lo que está previsto para las primeras horas del día 3. Compuesta por un aterrizador y un rover será, si todo va bien, la primera vez en la historia que lleguemos a la cara oculta de la Luna.

Pero eso es sólo el principio de un año que viene muy, pero que muy espaciotrastornado.

Si todo sigue según lo previsto el 17 de enero SpaceX lanzará por primera vez su Dragon tripulada, aunque en este caso irá vacía, rumbo a la Estación Espacial Internacional, dónde permanecerá atracada unas semanas antes de volver a Tierra. Si todo va bien en junio podríamos ver el segundo lanzamiento de una Crew Dragon, pero en este caso ya tripulada. Boeing hará lo propio con la Starliner, que tiene prevista su primera misión de prueba para marzo y su primera misión tripulada para agosto. Será la primera vez desde 1981 que los Estados Unidos estrenen una nave tripulada; será la primera vez en la historia que estrenen una nave tripulada –bueno, dos– diseñada y construida por empresas privadas. SpaceX también estará ocupada con dos nuevos lanzamientos del espectacular Falcon Heavy y, quizás, las primeras pruebas de vuelo del demostrador para el desarrollo del BFS, su próximo gran cohete.

Crew Dragon atracando en la EEI
Crew Dragon atracando en la EEI – NASA

Otra primera vez relacionada con el espacio es el lanzamiento de la misión India Chandrayaan-2, que a principios de febrero pondrá un aterrizador y un rover en el polo sur lunar. Será la primera vez que la India alcance la superficie lunar, lo que la convertirá en el cuarto país en alcanzar la superficie de nuestra luna. Aunque como se descuiden un poco les puede ganar la empresa israelí SpaceIL, que tiene previsto para marzo o abril el lanzamiento de un aterrizador con destino a la Luna. Será la primera vez que Israel lance una misión más allá de la órbita terrestre. Si lo logran se convertirán en el quinto país en colocar un aterrizador en nuestro satélite.

Y siguiendo con la Luna es posible que China lance a finales de año la misión Chang'e 5, que tiene como objetivo tomar muestras de su superficie para traerlas de vuelta a la Tierra, algo que no hacemos desde agosto de 1976 con la Luna 24. En diciembre también está previsto que la sonda japonesa Hayabusa 2 parta del asteroide Ryugu tras haber tomado muestras en tres puntos para

Otros estrenos espaciales pueden ser los primeros lanzamientos tripulados suborbitales de Blue Origin y Virgin Galactic, aunque aún si lo consiguen habrá que ver cuando obtienen los permisos necesarios para empezar con vuelos regulares con pasajeros de pago que podrán experimentar unos minutos en caída libre en el espacio… aunque puede que eso dependa de cómo definas el límite del espacio. Virgin Space, empresa hermana de Virgin Galactic, podría hacer también su primer lanzamiento orbital de un Launcher One, un cohete que se lanza desde un Boeing 747 modificado.

Por su parte la Agencia Espacial Europea tiene previsto el lanzamiento de CHEOPS, un observatorio espacial destinado a estudiar planetas extrasolares, y de la Solar Orbiter, una sonda que estudiará el Sol muy de cerca.

No todo van a ser novedades: también nos tocará celebrar el 50 aniversario de la llegada del hombre al espacio con la misión Apolo 11 y el de la primera vez en la que dos ordenadores se comunicaron a través de Arpanet, lo que luego se convertiría en Internet, uno de los inventos que sin duda más han cambiado nuestro mundo.

Pero en esta casa sin duda una de las efemérides más importantes del año, sino la que más, es que Blade Runner, nuestra película preferida de todos los tiempos, tiene lugar en noviembre de 2019.

En cualquier caso como no podemos prever el futuro aquí estaremos durante el resto del año hablando de aquello que llame la atención a nuestro geek interno, como por ejemplo de los cuatro eclipses y el tránsito de Mercurio que habrá este año, del primer vuelo de un Boeing 777X, de la tercera temporada de Stranger Things, que se estrenará el 4 de julio, y del Episodio IX, que ya veremos.

Y como siempre gracias por leernos, no somos dignos.

# Enlace Permanente

diciembre 2018

How Not to Network a Nation, cómo la URSS se resistió desde dentro a crear su propia Internet

How Not to Network a Nation por Benjamin Peters

Entre 1959 y 1989 la Unión Soviética intentó construir varias redes de ordenadores que conectaran todo el país, un poco al estilo de lo que la Arpanet estaba siendo para los Estados Unidos.

Pero todos y cada uno de esos intentos –que con el paso de los años fueron siendo cada vez menos ambiciosos– fracasaron por la enorme resistencia al cambio que presentaba el sistema que tenían que mejorar. Esta resistencia se basaba fundamentalmente en dos pilares. Por un lado las luchas por el poder que mantenían entre sí los distintos ministerios y por ende sus ministros, que no querían que ningún otro ministerio ni ministro pudieran sacarle ventaja. Eso hacía que aún cuando alguno de los proyectos tuviera un cierto apoyo fuera torpedeado desde otros departamentos. Pero además las personas que tenían que usarlos temían que esos nuevos sistemas les hicieran perder sus pequeñas parcelas de poder, sus relaciones interpersonales que les permitían solucionar cosas y a la vez poder vender esos favores a otras personas para beneficio propio.

Me apasiona la historia de la informática, así que empecé How Not to Network a Nation con muchas ganas pero he de reconocer que en seguida se me hizo pesado y que sólo conseguí terminarlo por cabezonería y por ver si la cosa mejoraba en algún momento dado.

Y es que no es para nada lo que yo esperaba porque apenas habla de aspectos técnicos y al contrario habla y habla y habla sobre aspectos filosóficos de la cibernética, la economía planificada, las sociedades jerarquizadas, y de las relaciones de poder. Pero de haberlo pensado antes es lógico que esto sea así, ya que como decía al principio ninguno de los proyectos para conectar la URSS funcionó, así que pocas cosas técnicas se pueden contar de ellos.

# Enlace Permanente

Translate »