Wicho

/Wicho

About Wicho

This author has not yet filled in any details.
So far Wicho has created 1282 blog entries.

agosto 2019

El octavo cohete Electrón de Rocket Lab termina con éxito su misión

El cohete Electrón bautizado Look Ma, No Hands ha cumplido a la perfección con su misión a pesar de que su nombre recuerda mucho a aquel chiste de «mamá, mamá, sin manos…» y ha colocado en órbita los cuatro satélites que componían su carga útil.

Se trataba del BRO-1, el primero de la constelación de satélites e vigilancia marítima que quiere construir UnseenLabs; el satélite de observación terrestre BlackSky Global-4; y los dos satélites Pearl White, una misión diseñada para probar nuevas tecnologías para el Comando Espacial de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Con este lanzamiento van siete con éxito de ocho para el Electrón. Y lo cierto es que el primero hubo que destruirlo por un fallo de configuración de un equipo de tierra, no por ningún problema con el cohete. Su total de cargas útiles puestas en órbita es de 39.

Este lanzamiento ha servido además a Rocket Lab para ir avanzando en su idea de hacer recuperables y reutilizables las primeras etapas de los Electrón. Para ello llevaba una serie de instrumentos a bordo que han ido transmitiendo datos al control de la misión acerca de la reentrada en la atmósfera de la primera etapa.

El lanzamiento del Look Ma, No hands es el cuarto lanzamiento del año para Rocket Lab, así que van bastante por detrás de su objetivo de hacer un lanzamiento al mes; ya no digamos del de lanzar una vez cada dos semanas que se plantean para 2020.

En cualquier caso sl próximo lanzamiento está previsto para octubre y su carga útil será el satélite McNair, diseñado para probar un tipo concreto de transmisor de radio. Aunque si el Complejo de lanzamiento 2 que la empresa está construyendo en Virginia está listo a tiempo podríamos ver un lanzamiento desde ahí en septiembre.

Make It Rain en la plataforma
El Make It Rain en la plataforma durante las pruebas previas a su lanzamiento – Rocket Lab

El Electrón, con 17 metros de alto, 1,2 de diámetro, y un peso al lanzamiento de 12.250 kilos, es un cohete de tres etapas construido íntegramente en fibra de carbono. Su motor, impreso en 3D, utiliza bombas eléctricas para mover el combustible en lugar de las turbobombas a gas de los cohetes más grandes, lo que lo hace más sencillo, barato y en principio más fiable. Está pensado para colocar cargas de entre 150 y 255 kilos en órbita sincrónica al sol, un segmento de mercado con gran demanda, aunque puede alcanzar otras órbitas si el cliente así lo necesita.

Su gran ventaja es que no hay que esperar turno como carga secundaria en un lanzamiento de un cohete más grande. El precio, de unos 4 millones de dólares por lanzamiento, también es atractivo, aunque no mucho más barato por kilo que otras opciones… y habrá que ver cómo le afecta el reciente anuncio de SpaceX de que reservará lanzamientos específicos para cargar útiles múltiples a órbita sincrónica al Sol.

# Enlace Permanente

Virgin Galactic ya tiene lista su terminal para vuelos espaciales

Virgin Galactic acaba de anunciar que ya tiene todo listo en el espaciopuerto de Mojave para llevar a cabo desde allí sus vuelos suborbitales. Esto quiere decir que tanto la terminal de pasajeros como el control de la misión y los hangares y talleres ya están listos en su terminal, que han bautizado Gateway to Space, Puerta al espacio.

Pero lo que aún no está listo de todo es el sistema de combustible del aeropuerto en sí, con lo que hasta finales de año no podrán seguir con los vuelos de prueba.

Unas butacas con vistas
Unas butacas con vistas - Virgin Galactic

Hay que recordar que lo que ofrece Virgin Galactic son vuelos suborbitales a un precio de unos 250.000 dólares. Hay que recordar también que aunque al principio hablaban de superar la línea de Kármán, que tradicionalmente se considera como el límite del espacio y está a unos 100 kilómetros de altitud, aunque desde hace unos meses hablan de que han llegado al espacio al superar los 80 kilómetros.

Esos vuelos han sido vuelos de prueba, con tripulantes de la empresa; no está claro todavía cuándo se producirá el primer vuelo con pasajeros.

# Enlace Permanente

El impresionante Antonov An-225 de radiocontrol a escala 1:16 de Christian Mies y Marc Speier

Hace algún tiempo Christian Mies y Marc Speier pensaron que podía ser divertido construir un modelo a radiocontrol del Antonov AN-225 Mriya, el avión en servicio de mayor envergadura del mundo y con mayor capacidad de carga.

Decidieron que 1:16 era una escala interesante. El resultado es este bicho de 5,8 metros de envergadura, 5,3 de longitud y un peso de 93,5 kilos aunque su idea original era que pesara unos 70 kilos. Está en el extremo opuesto del P-51 de radiocontrol de 3 gramos de peso. En Antonov AN-225 Mri 1:16 se pueden ver fotos y algún vídeo del proceso de construcción.

Sólo en las dos turbinas Behotec 180 que monta la inversión es de unos 6.000 euros; a ellas hay que añadirles los cuatro fans eléctricos de 90 milímetros, el resto de materiales, y montones de horas de trabajo. Pero el resultado es realmente impresionante.

No existe más que un An-225 en el mundo; fue construido para transportar los transbordadores espaciales del programa Buran soviético, lo que lo hace equivalente a los Shuttle Carrier Aircraft (SCA) de la NASA. Aunque los SCA eran Boeing 747 modificados mientras que el Mrya es un avión de nuevo diseño.

Hay un segundo Mrya cuya construcción fue reiniciada en 2009 tras varios años detenida para llevarlo al 60-70% de estar terminado. Luego volvió a detenerse la construcción, aunque se supone que desde 2016 están trabajando en terminarlo para Aerospace Industry Corporation of China.

(Vía Antonov airlines).

# Enlace Permanente

En marcha el lanzamiento de la octava misión de un Electrón de Rocket Lab

Look Ma No Hands en la plataforma
El cohete durante las pruebas previas al lanzamiento - Rocket Lab

Rocket Lab tiene todo listo para el lanzamiento de su octavo cohete Electrón. La primera oportunidad de lanzamiento se daba e una ventana que iba de las 15:29 a las 16:37, hora peninsular española, del 16 de agosto de 2016. Pero el viento en superficie era demasiado fuerte, con lo que no pudieron aprovecharla.

De hecho tras analizar las previsiones meteorológicas decidieron que ya ni iban a intentarlo los días 17 y 18, con lo que se fueron directamente a por la ventana de lanzamiento del lunes 19, que se abre a las 14:12 y se cierra a las 14:49. Se podrá ver a través de Internet desde unos quince minutos antes de la hora de lanzamiento.

En este caso van a bordo cuatro satélites. Uno de ellos es el primero de la constelación de satélites e vigilancia marítima que quiere construir UnseenLabs. Otro es el BlackSky Global-4, que sigue al BlackSky Global-3 puesto en órbita por otro Electrón el pasado mes de junio. Son satélites de observación terrestre. Los otros dos son los dos satélites Pearl White de pruebas de nuevas tecnologías para el Comando Espacial de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Encapsulado de la carga útil
Encapsulado de la carga útil del lanzamiento - Rocket Lab

Aparte de poner en órbita la carga útil el cohete, bautizado como Look Ma, No Hands (Mira mamá, sin manos… esperemos que acabe mejor que el chiste) lleva a bordo instrumentos para recoger datos del comportamiento de la primera etapa según cae a Tierra tras separarse de la segunda etapa. Es parte del plan recientemente anunciado por Rocket Lab de hacer recuperable y reutilizable la primera etapa de los Electrón.

Será el lanzamiento orbital número 57 del año. De los 56 realizados hasta ahora 51 han terminado bien.

Relacionado,

# Enlace Permanente

Un Airbus A321 de Ural Airlines aterriza de emergencia en un campo de maíz con los motores parados por ingesta de pájaros

Ural Airlines A321 (VQ-BOZ) made an off-airport emergency landing in a cornfield after both engines ingested birds shortly after take-off at Moscow-Zhukovsky Airport (UUBW), Russia. There are some injuries among 234 people on flight #U6178 to Simferopol. https://t.co/BQY7NVXDYQ pic.twitter.com/kAPZgYmC2g

— JACDEC (@JacdecNew) August 15, 2019

El vuelo U6-178 de Ural Airlines con origen en el aeropuerto Zhukovsky de Moscú y destino Simferopol en Ucrania tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia en un campo de maíz nada más despegar al parársele los dos motores por la ingestión de pájaros.

El incidente sucedió cuando el avión apenas estaba a 250 metros de altura, así que los tripulantes no tenían realmente margen de maniobra para intentar volver a encender los motores. Pero hicieron un trabajo magnífico posando el avión en el citado campo de maíz, situado a algo más de 4 kilómetros de la cabecera de la pista. De los 234 ocupantes del avión, que lo evacuaron por las salidas de emergencia, sólo hay que lamentar diez heridos. Hay que tener en cuenta también que el avión iba lleno de combustible, con lo que fácilmente podía haberse incendiado.

Кукурузное поле, вспаханная борозда и самолёт.

Панорамное видео с коптера. pic.twitter.com/pt7GYk5rpS

— baza (@bazabazon) August 15, 2019

Es un incidente que recuerda mucho al del vuelo 1549 de US Airways, que el 15 de enero de 2009 amerizó en el río Hudson tras habérsele parado ambos motores también por la ingesta de pájaros. Si lo del vuelo 1549 es conocido como el milagro del Hudson lo del 178 tendrá que ser conocido como el milagro de Zhukovsky. Aunque no me guste el uso de la palabra milagro cuando en realidad ambos casos son el resultado de la profesionalidad de las tripulaciones.

El avión involucrado en el accidente es el Airbus A321-211 con matrícula VQ-BOZ, entregado a la aerolínea el 10 de noviembre de 2011.

# Enlace Permanente

Así fue la segunda toma de muestras de la sonda Hayabusa 2 en el asteroide Ryugu

El pasado 11 de julio de 2019 la sonda Hayabusa 2 de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA) llevaba a cabo la segunda toma de muestras de la superficie del asteroide Ryugu. En este caso esperan haber recogido muestras del material del cráter que la misma sonda creó en abril disparando un proyectil contra el asteroide.

El vídeo de arriba muestra los momentos cruciales de la maniobra y empieza con Hayabusa 2 a unos 8,5 metros de la superficie y termina con la sonda a 150 metros ocho minutos después. El momento de la toma de muestras es bastante obvio porque no sólo el tubo recolector de la sonda toca la superficie del Ryugu sino que en cuanto Hayabusa 2 detecta el contacto le dispara un proyectil de tántalo de cinco gramos a 1.080 kilómetros por hora para asegurarse de que se remueve la superficie y sube material por el tubo.

La JAXA usó tántalo para el proyectil porque es un elemento extremadamente raro que con toda seguridad no habrá en Ryugu. De haber usado algo menos esotérico como el hierro o el plomo los científicos de la misión no tendrían forma de asegurar que si hay hierro o plomo en las muestras que Hayabusa 2 traerá de vuelta esos metales no pertenecen al proyectil sino que forman parte de Ryugu.

Uno de los proyectiles de Hayabusa 2
Prototipo de los proyectiles de tántalo de Hayabusa 2 – JAXA

Una curiosidad de este vídeo es que ha sido creado con imágenes tomadas por la CAM-H, una cámara que fue financiada mediante una suscripción popular ya que no era necesaria para la misión. Dada la distancia a la que están de la Tierra la sonda y el asteroide –unos 260 millones de kilómetros el día de la segunda toma de muestras– no hay manera de controlar el proceso en tiempo real, así que se encargan de ello de forma autónoma los sistemas de a bordo. Sensores de distancia y cámaras de navegación son los que lo permiten; la CAM-H está para hacer fotos chulas.

Hayabusa 2 tiene aún la capacidad de hacer una tercera toma de muestras pero lo más probable es que después de haber recogido muestras de la superficie del asteroide y del cráter los responsables de la misión decidan no arriesgar más y que dejen sin usar el tercer compartimento.

Está previsto que Hayabusa 2 permanezca hasta finales de 2019 estudiando Ryugu con sus instrumentos de a bordo –y aún le queda un rover por desplegar– antes de partir de vuelta hacia a Tierra para dejar caer la cápsula de muestras en diciembre de 2020.

La JAXA espera que a Hayabusa2 le quede suficiente combustible después de dejar la cápsula de muestras como para poder ir a visitar el asteroide 2001 WR1 en una misión extendida, a dónde llegaría en junio de 2023 para estudiarlo con sus instrumentos.

# Enlace Permanente

Vector Space suspende operaciones

Impresión artística de un Vector-R en la plataforma de lanzamiento
Impresión artística de un Vector-R en la plataforma de lanzamiento – Vector Space

Vector Space Systems acaba de anunciar que su fundador, que además ocupaba el cargo de director ejecutivo, ya no está en la empresa. También ha dicho que debido a problemas con la financiación han tenido que detener su actividad a la espera de poder arreglar la situación para poder reanudar la actividad. O al menos esa es la posición oficial.

La empresa estaba desarrollando dos tipos de cohetes, el Vector-R, de Rapide, y el Vector-H, de Heavy. El primero pensado para cargas de hasta 66 kilogramos a órbita baja terrestre; el segundo para cargas de hasta 160 kilos. Habían hecho un par de lanzamientos suborbitales de prueba pero no habían logrado cumplir con su objetivo de hacer un lanzamiento orbital antes de que finalizara 2018.

La idea es –¿era?– ofrecer lanzamientos muy baratos –algo menos 3 millones de dólares, lo que es ciertamente barato en este mercado– y muy abundantes: hasta 100 lanzamientos al año de sus Vector-R y de 25 al año de los Vector-H.

Pero ahora habrá que ver si la empresa sobrevive a esta crisis pues algunos empleados afirman que en realidad han cerrado las tres sedes de la empresa. Y seguro que no será la única que las pase canutas antes de salir adelante, si es que sale. Es un mercado goloso –se calcula que entre 2029 y 2024 se lanzarán unos 8.5000 satélites de menos de 500 kilos– pero probablemente no haya sitio para todos.

La empresa está en Twitter como @vectorlaunch. Prometen más información para la semana que viene.

(Algunos datos vía Space News).

# Enlace Permanente

FACOM 128, uno de los tres ordenadores comerciales a relés de la historia

Simplificando un poco, y con permiso de las personas que se dediquen a la informática presentes en la sala, cualquier ordenador no es más que un conjunto más o menos enorme de interruptores que pueden estar abiertos o cerrados. La combinación de interruptores abiertos y cerrados define tanto los programas que tiene cargados en memoria como los datos que maneja en cada momento.

En un ordenador –o móvil o tablet– moderno esos millones de interruptores están en los distintos circuitos integrados que lo forman. Antes esos interruptores eran transistores individuales. Antes aún eran válvulas de vacío. Y antes de antes de antes hubo incluso ordenadores que utilizaban relés, que no son más que interruptores controlados por electricidad.

De hecho, dependiendo de lo que consideremos como ordenador se puede considerar que el primer ordenador de la historia fue el Z3 de Konrad Zuse, un ordenador que funcionaba en base a relés.

Pero lo cierto es que los relés nunca llegaron a ser una tecnología muy utilizada porque pronto las válvulas se impusieron al ser capaces de abrirse y cerrarse mucho más rápidamente. Así que apenas si hubo ordenadores basados en relés, y muchos menos ún llegaron a comercializarse. De hecho según la lista de ordenadores electromecánicos de la Wikipedia sólo llegaron a comercializarse tres ordenadores de este tipo: el Z5 de Zuse de 1950 y los FACOM 100 de 1954 y FACOM 128 de 1956 de Fujitsu.

Consola del FACOM 128B
Consola del FACOM 128B – Toshihiko Katsuda

Por todo lo que sé no quedan ningún Z5 ni ningún FACOM 100 en ningún lugar del mundo pero hay un FACOM 128B –una versión ligeramente mejorada del original que salió al mercado en 1958– en la fábrica de Fujitsu –FACOM viene de Fujitsu Automatic COMputer– en Numazu. Pero lo mejor es que el ordenador aún está en funcionamiento, como se puede ver –y escuchar– en el vídeo que abre esta anotación. Y todo parece indicr, además, que es el ordenador más viejo del mundo que aún está en funcionamiento.

Relés del FACOM 128B
Relés del FACOM 128B – Toshihiko Katsuda

Es un cacharro que ocupa unos 70 metros cuadrados y pesa tres toneladas y tiene el equivalente a más o menos 1,5 KB de memoria. Aún así se utilizó se utilizó en una multitud de campos de cálculo numérico, como máquina de negocios en distintas empresas, y en la industria fue utilizado para aplicaciones tales como el diseño de objetivos fotográficos y el diseño del avión de pasajeros YS-11.

Tadao Hamada y el FACOM 128B
Tadao Hamada y el FACOM 128B – Toshihiko Katsuda

Tadao Hamada es la persona que se encarga de mantener el 128B en funcionamiento y su intención es mantenerlo así todo el tiempo posible; dice que verlo en funcionamiento –y lo dice con toda la razón del mundo– sirve para apreciar cómo era una rama de la informática que nunca fue.

(Algunos datos vía Asahi Shimbun; me puso sobre la pista de esta máquina un hilo de Fernand0).

Relacionado,

# Enlace Permanente

SpaceX anuncia que hará lanzamientos compartidos para satélites pequeños

Impresion artística de un lanzamiento compartido

Aunque la mayoría de los lanzamientos de SpaceX son con una única carga útil ha habido unos cuantos con varias como los varios de lotes de diez satélites Iridium NEXT, el de los 60 primeros satélites Starlink, o el de la misión SSO-A, con un récord para SpaceX de 64 cargas útiles de distintos propietarios.

Adaptador ESPAPero SpaceX ha decidido que a partir de ahora va a programar lanzamientos regulares a órbita síncronica al Sol con cargas múltiples. El unico requisito es que han de ser compatibles con el adaptador ESPA, un dispositivo diseñado precisamente para montar cargas secundarias en lanzamientos espaciales. Aunque en el caso de estos lanzamientos todas ellas serán cargas principales.

El precio por lanzamiento parte de los 2,25 millones de dólares por un satélite que ocupe uno de los puertos de 15 pulgadas, con un límite de 150 kilos y sube a los 4,5 millones en un puerto de 24 pulgadas. Cada kilo extra por encima de eso cuesta 15.000 dólares.

Los puertos pueden ir ocupados por adaptadores que a su vez porten varios CubeSat y además queda disponible un puesto extra en lo alto del adaptador ESPA que permite el lanzamiento de un satélite más grande.

La idea de SpaceX es programar las fechas de los lanzamientos independientemente de que las cargas útiles estén listas, aunque a los clientes que no lleguen a tiempo les dejarán cambiarse a un lanzamiento posterior. Pero, como en el caso de las aerolíneas, puede que esto les suponga un coste extra.

El primer lanzamiento está previsto para una ventana que va de noviembre de 2020 a marzo de 2021, aunque irán afinando más la fecha según sepan qué cargas van a ir a bordo y cuando estarán listas.

La decisión de SpaceX de ofrecer estos lanzamientos directamente deja fuera de juego, al menos en lo que se refiere a trabajar con ellos, a empresas como Spaceflight, que fue la que contrató el Falcon 9 que lanzó la misión SSO-A. También se mete un poco en el mercado de lanzadores como el Electrón de Rocket Lab, ya que aunque está optimizado para lanzamientos a órbitas sincrónicas al Sol lo cierto es que puede realizar lanzamientos a otras órbitas si el cliente lo pide.

# Enlace Permanente

Vídeo oficial de Apollo 50: Go for the Moon

El 21 de julio de 2019 el Smitshsoniano estrenó este vídeo, diseñado para ser proyectado sobre una de las caras del monumento a Washington y unas cuantas pantallas adicionales más. Aunque hay varios vídeos por ahí que lo recogen "Apollo 50: Go for the Moon" Full Show es el vídeo oficial del vídeo.

Son casi veinte minutos épicos que cubren la misión Apolo 11, aunque con guiños al resto de las misiones Apolo, a los transbordadores espaciales, y al programa Artemisa. Pero lo mejor son casi las caras de la gente, claramente emocionada aunque sabe de antemano como termina esta película.

Para ver en una pantalla cuanto más grande mejor y con altavoces.

# Enlace Permanente

Translate »