Alvy

/Alvy

About Alvy

This author has not yet filled in any details.
So far Alvy has created 1075 blog entries.

enero 2019

El discutir se va a acabar: Project Debater de IBM y la sabiduría de las multitudes

Este proyecto experimental de IBM llamado Project Debater genera discursos convincentes a partir de enormes cantidades de argumentos. Hasta ahora habíamos oído de su eficacia en entornos controlados y ahora parece que ha mejorado y ampliado miras. Parece una herramienta potente, aunque también da la impresión de que le va a venir de perlas a los políticos de vacío discurso, a vendedores de humo de todo pelaje y a tertulianos sin muchos conocimientos dialécticos.

El funcionamiento es relativamente sencillo: para debatir sobre un tema dado se escriben ciertos argumentos «a favor» o «en contra»; imaginemos: Las corridas de toros. Los que están en contra escribirían argumentos como «los animales sufren», «es un espectáculo cruel» o «no es económicamente sostenible»; los que están a favor, los suyos: «es una tradición», «el animal no sufre» o «si no existieran las corridas el toro de lidia se extinguirían». [Se puede probar online registrándose con una cuenta de cualquier red social, aunque alguna vez parece que da errores.]

Lo siguiente es que utilizando técnicas de inteligencia artificial cada frase argumental pasa por un filtro de calidad, se elimina la redundancia (argumentos que dicen básicamente lo mismo) y se crean clústeres o agrupaciones con la misma base, de modo que pueden surgir decenas de argumentos distintos para apoyar o estar en contra de un tema dado. Además se les asigna unos valores en cuanto a «radicalidad/polarización» y efectividad, seleccionándose los mejores. Con suficientes inputs el resultado podría considerarse un poco «la sabiduría de las multitudes» respecto a estar a favor o en contra de cierto tema.

Un discurso a favor del vegetarianismo
Un discurso a favor del vegetarianismo elaborado por el Project Debater de IBM

El último paso es crear la narrativa. El sistema hila los argumentos en forma de historia, que es como se sabe que resulta más efectivo de cara a presentarlo todo en forma de discurso o postura de debate. Las buenas narrativas son como las buenas recetas: toman los mejores ingredientes y preparan un plato exquisito (y convincente en este caso). El resultado es un discurso que empieza con un «Buenos días. Voy a exponer mi apoyo a esta postura… Las razones son estas: …» y concluye con varios párrafos que resumen los argumentos.

En cada uno de los temas propuestos se pueden incluso ver un indicador en forma de aguja porcentual a favor/en contra: en el momento de escribir esto los vegetarianos ganaban a los carnívoros por poco, los que creen que las redes sociales son en general buenas a los que creen que son malas y los que opinan que deberían prohibirse al juego en forma de apuestas a los que opinan que deberían permitirse. (Esos son los temas que estaban en marcha actualmente.)

Eso sí: este proyecto no deja de ser un experimento, más o menos sofisticado, y habría que verlo lidiar en otros escenarios. Me gustaría verlo salir a pecho descubierto en un «tortilla con cebolla vs. sin cebolla», en las tertulias en las que las bestias pardas berrean más que debaten (pasándose la dialéctica «por ahí») o en alguno de los debates políticos electorales, donde la lógica brilla por su ausencia y la inconsistencia y la contradicción argumental resplandece como el Sol. Pero bueno, también nos parecía difícil que ganara al Jeopardy y simplemente arrasó.

# Enlace Permanente

La cámara que graba su propia destrucción (o más bien no)

El loco simpático de The Backyard Scientist muestra en este vídeo la respuesta a una pregunta medio técnica, medio-filosófica: ¿Puede una cámara grabar su propia muerte? Hablando con más propiedad deberíamos hablar de su propia destrucción –al no tratarse de un ser vivo– y como se ve en el vídeo la cuestión acaba resolviéndose con un argumento más propio de la lógica y filosofía que de la técnica. El origen de la «investigación» que da origen a estas pruebas parece ser un vídeo que circulaba por internet y que era fake como un piano donde se veía algo parecido pero con una especie de selfie.

Para las pruebas –que nadie debe hacer en casa porque es peligroso– este joven científico loco utiliza un potente rifle de aire comprimido. Los objetivos son primero la batería de un teléfono móvil y luego el terminal móvil en sí mismo, que no paran de grabar.

Para mi gusto toma pocas precauciones (¡ni siquiera lleva gafas protectoras, WTF!) y además dispararle a la batería de un móvil es potencialmente una muy mala idea, casi digna de Premio Darwin. En cualquier caso guarda una distancia más que prudencial, lo que nos permite ver a cámara superlenta lo que sucede cuando se pinchan o perforan las baterías de Ion-Litio, algo curioso y que también hemos visto en otros vídeos, normalmente accidentes.

Aparte de eso las pruebas que realiza pasan por grabar la destrucción del móvil mientras graba y emite en directo por Instagram, algo que sus seguidores pudieron ver en directo en su momento. Aunque el teléfono parece sobrevivir unos segundos en ocasiones, la retransmisión no, porque se congela segundos antes incluso de que dispare (!) Esto es debido a la forma en que funciona la propia app de Instagram, que primero almacena y luego envía, de modo que no transmite «en tiempo real» sino con unos segundos de retraso (latencia). Así que si alguien ve un teléfono «morir» mientras retransmite es que el vídeo es fake.

La cuestión técnico-filosófica de fondo la de clara al final: «Si se graba es que el teléfono no está muerto del todo, y si está muerto no puede grabar. Fin de la historia.» Así de claro, y así de entretenido.

# Enlace Permanente

Vídeo: un lanzamiento exitoso de un Saturno V de Lego

La muchachada de Rebricolous construyó el Saturno V de Lego (1969 piezas, ahí es nada) y buscaron a unos especialistas en cohetería para lanzarlo a las alturas, y a ver hasta dónde llegaba. Es una versión a escala bastante completa, con sus diferentes secciones, cápsula y demás.

El resultado puede verse en el vídeo [02:30] –un tanto sobreactuado y con mucho grito, todo hay que decir– y es una lanzamiento bastante limpio que alcanza los 420 metros de altura, momento en el que se despliega el paracaídas para que el aterrizaje sea más leve que el porrazo propio de desplomarse desde los cielos.

Esta lanzamiento es divertido aunque no está entre los más espectaculares; tiene el plus de que el cohete está construido con piezas de Lego pero poco más. Otros como el del modelo a escala 1:10 del Saturno V (¡12 metros de altura!) sin duda resultan más impresionantes.

# Enlace Permanente

Una experta en inteligencia artificial explica cuán realista es la IA de las películas de ciencia ficción

En este vídeo de BuzzFeed la experta en inteligencia artificial Kristin Lennox explica algunas de las cuestiones más relevantes acerca de si el cine nos la está mostrando correcta o incorrectamente el estado de la IA que nos rodea o es previsible en el futuro cercano. La conclusión es que más bien no: el cine y las series no son el mejor lugar ni para fiarse ni para aprender sobre estos temas, aunque «es divertido».

Repasando algunos grandes éxitos cinematográficos sobre el tema, HAL de 2001 (1968) sale especialmente bien parado («sólo hace lo que le han programado para hacer») aunque falla porque en el año 2001 la IA no estaba ni de lejos a ese nivel.

Samantha de Her (2013) suspende por algo bastante fantasioso porque hoy en día las IA se diseñan para tareas específicas, no para «desear cosas» o «interesarse por cosas». Por otro lado Ava de Ex Machina (2014) explora el concepto de la consciencia, algo todavía elusivo pero tiene el problema de que a día de hoy no cabría en el cuerpo de un robot. La peli está realmente bien pero suspende por eso.

Transcendence (2014) va un paso más allá y llega hasta la Singularidad tecnológica (sí, esa que hace una década estaba «a la vuelta de la esquina»). Suspenso total por irse por las ramas. En cambio Juegos de Guerra (1983) es bastante más realista aunque nos enseña los peligros de darle demasiado poder a los ordenadores (por ejemplo, los códigos de los misiles nucleares).

Desde luego se echan otros clásicos del tema en falta (Blade Runner, Westworld, por mencionar algunos) y la cosa no anima mucho, pero es lo que tenemos a día de hoy.

# Enlace Permanente

Reconocimiento de «voz silenciosa»

SilentVoice es un invento de Masaaki Fukumoto que recibió una mención honorífica en el User Interface Software and Technology Symposium de la ACM celebrado en Berlín (Alemania) hace unos meses. Se autodenomina sistema de entrada de voz apenas noticiable, que es otra forma de ponerle un «nombre tecnológico» al reconocimiento de voz silenciosa o susurrante.

El invento consiste en micrófono especial que se pone muy cerca de la boca y bloquea el sonido, pero captando los susurros de la voz, a los que se pueden aplicar las técnicas de reconocimiento habituales (voz-a-texto). Funciona al 99%, al menos con un diccionario limitado de unas 85 comandos. Capta sonidos incluso por debajo de 39 dB y dicen que la relación señal/ruido es estupenda. Si hay personas incluso a poca distancia no pueden oír nada (el nivel de sonido normal debe ser de unos 50-60 dB).

Es el invento ideal para comunicarse con cualquier dispositivo sin dar la barrila a la gente que están alrededor. Y por esto deberían darle el Premio Nobel de la Paz, como mínimo. Aparte de eso tiene muchas más otra utilidades, relacionadas con la privacidad y la posibilidad de aplicarlo en otros entornos. Interesante cuando menos.

# Enlace Permanente

9999999999999999,0 – 9999999999999998,0 = ?

Desde el departamento de Maravillas de los cálculos en coma flotante nos llega esta sencilla y curiosa pregunta: ¿Qué resultado da como respuesta tu lenguaje de programación favorito a este cálculo?

9999999999999999,0 - 9999999999999998,0 =

Las respuestas posibles van desde el 1 correcto en Wolfram Alpha, Perl6 y Soup a valores como 2,0, 0,0, el rotundo 0 de Google o el impreciso 2,000000 de C o Go. Así es la dura vida de la precisión en coma flotante.

Todo esto siempre con matices que en cada lenguaje hay (casi siempre) trucos para hacer que salga la respuesta correcta. (Aunque puede ser difícil a veces distinguir si la respuesta es correcta o no para aplicar esos trucos o no.)

# Enlace Permanente

Avances en identificación y conteo de vehículos para monitorización del tráfico rodado: usando wifi barato

DeepWiTraffic

Monitorizar el tráfico rodado que circula por las calles y carreteras no es tarea fácil ni barata. Se pueden emplear sistemas avanzados como cámaras y algoritmos de reconocimiento de imágenes, sensores enterrados bajo el suelo o las primitivas y tradicionales mangueras de goma con medidores de presión que se ven en muchas calles. Ahora unos investigadores de la Universidad de Memphis (Tennessee, Estados Unidos) han inventado un sistema que permite realizar el conteo de forma más fiable y mediante wifi, algo que resulta especialmente barato. El método consiste en analizar las señales de interferencia cuando los coches pasan entre un emisor y un receptor.

El trabajo publicado al respecto se titula DeepWiTraffic: Low Cost WiFi-Based Traffic Monitoring System Using Deep Learning [PDF] y es toda una oda al ingenio. El emisor y el receptor utilizan wifi convencional (un router y un ordenador sin grandes requerimientos) y lo que se analizan son datos del estado de los 30 canales (channel state information, CSI) que conforman la señal. Esos datos se procesan mediante un algoritmo de aprendizaje profundo, que clasifica las interferencias producidas por cada vehículo que pasa en un grupo distinto. Con el tiempo el algoritmo es capaz de distinguir entre distintos tipos de vehículos: turismos, monovolúmenes, pickups, motos y camiones. También aprende a ignorar interferencias como las de gente caminando, animales y cosas así.

Según los investigadores, que compararon datos reales de una carretera con 120 horas de horas de datos procesados con DeepWiTraffic, la precisión del sistema es del 99,4% en cuanto a detección y del 91,1% en cuanto a clasificación, lo suficiente para resultar útil. Como además instalar un router y un equipo al otro lado de la calle o carretera es relativamente barato (unos 1.000 dólares o menos) el sistema puede resultar útil para desplegarlo en zonas rurales o poco transitadas de las que se quiera recabar información puntual sin tener que invertir un dineral.

Me pregunto si se podría hacer lo mismo desde el wifi de los hogares para crear una gigantesca malla de detección en las ciudades y así tener información mucho más precisa del tráfico que circula por ellas. Quizá resultara útil para algo.

# Enlace Permanente

Números en mayúsculas

Running The Numbers

En esta pregunta del área de Diseño gráfico en Stack Exchange alguien se preguntaba por qué si en las letras existe una importancia distinción entre mayúsculas y minúsculas por cuestiones ortográficas, para enfatizar, resaltar, etcétera, no se da lo mismo en los números. ¿Existen los números en mayúsculas?

La respuesta curiosamente es que sí, o al menos algo parecido. Los enlaces llevan hasta Book Design Basics, donde hay un capítulo titulado Running The Numbers que explica las diferencias entre diversos estilos de números. También hay otro estupendo artículo en el Cuaderno de Cultura Científica: La tipografía de los números.

Las diferencias en la tipografía de los numerales en cuanto a ese concepto equivalente a las «mayúsculas/minúsculas» es básicamente el llamado «estilo antiguo» (oldstyle) a lo que se puede añadir el ajustado, que puede ser monoespaciado o proporcional. Los número de estilo antiguo como los de tipografías como Garamond, Kouros o la Georgia en que está escrito este texto no tienen todos la misma altura: la mayoría tienen la altura de las minúsculas pero algunos como el 6 y el 8 tienen la altura de las mayúsculas.

Números en Georgia

Por otro lado, los números modernos tienen todos la altura de las letras mayúsculas. Esta diferencia de estilos (antiguo-moderno) podría considerarse algo equivalente a la diferencia entre mayúsculas y minúsculas en las letras, aunque no es exactamente lo mismo. De hecho lo que se suele recomendar es usar tipografías «estilo antiguo» para enumerar listas o en figuras, donde el tamaño del número no es lo importante, y «estilo moderno» para números dentro de frases o en tablas, donde son más relevantes.

En cuanto al ajustado, la tipografía puede ser monoespaciada o proporcional. En la primera todos los caracteres ocupan el mismo ancho (el 1 igual que el 8) y es muy útil para mantener alineados verticalmente los números, puntos y demás: para crear tablas fácilmente legibles, básicamente. Los ejemplos clásicos son Courier como monoespaciada y Times como proporcional. La proporcional puede usarse cuando simplemente se van a usar números (pero no en tablas) y no es importante cómo alineen.

Adicionalmente algunas tipografías reemplazan el 1 por una especie de I en versalitas, diferencian mejor el 0 de la O (con una barra, punto, etcétera) o pueden usarse en versiones monoespaciadas para los números aunque su forma natural sea proporcional.

(Vía @Eliatron + @SamuelDalva.)

# Enlace Permanente

Reciclaje: una lente macro para la cámara del teléfono móvil

Chris Notap tiene este vídeo-tutorial que combina lo mejor del reciclaje del baratijo con la alta tecnología de las cámaras digitales: cómo fabricar una lente macro para la cámara del teléfono móvil a partir de piezas de otra cámara de desguace. La técnica es divertida porque incluye destrucción de cosas y a la vez métodos bastante primitivos a base de palillos y pegamento, así que el resultado es un poco de aquella manera… Pero, bueno, por «un puñado de dólares» como quien dice, la cosa se puede probar.

La idea es extraer la lente de alguna cámara digital antigua de desguace, de esas que andan dando vueltas por casa y jamás volverán a la vida, o de las que se encuentran en mercadillos como piezas de reciclaje. Si se consigue extraer la lente –a veces la mejor forma es darle con un martillo y a tomar viento– se puede pegar con un poco de pegamento a un palo (¡literalmente! un palo esos de helados) y sujetar con una goma elástica al móvil en la posición adecuada. Como es obvio el montaje no es de altísima precisión ni fiabilidad pero permite tirar algunas fotos si se tiene habilidad y paciencia.

OjoLo mejor es que con un sistema tan rústico y un poco de las cavernas se pueden obtener fotos que de otro modo no serían posibles: detalles interesantes de objetos pequeños, animales, plantas o partes del cuerpo humano, como los ojos. Para obtener mejores imágenes hay que probar y probar con las distancias mínimas y máximas, colocar el teléfono en un trípode e iluminar correctamente la escena.

# Enlace Permanente

El infierno de Dante en versión infográfica e interactiva

Infierno / Dante @ Alpaca Projects

Si Dante Alighieri viera esta representación de su tenebroso y detallado Infierno de la Divina comedia lo aprobaría gustoso. Es un trabajo de Alpaca Projects y Molotro junto con la Società Dante Alighieri, así que además cuenta con todos los beneplácitos terrenales.

Los nueve círculos de la topografía infernal del genio italiano puede recorrerse en una colorida infografía desde el Vestíbulo del Infierno hasta la Judeca del noveno círculo de la Traición. Por el camino se puede ir haciendo zoom con el ratón (o el teclado) para ver a todos los personajes: desde los rufianes a los aduladores, sin olvidar a los brujos, falsos profetas e incluso los políticos corruptos. En cada círculo se explica quiénes lo habitan y qué pecados (capitales, imperdonables, etc.) cometieron. No faltan por ahí los llamados consejeros, los falsificadores y por supuesto el mismísimo Satanás –torturando y zampándose a pecadores de la talla de Judas Iscariote, Bruto y Casio– que comete la traición máxima: la traición a sus señores y benefactores.

Los textos están disponibles en inglés e italiano, con profusos enlaces a la Wikipedia y a los textos originales en forma de 34 cantos. El estilo gráfico es muy simpático y moderno, lejos de versiones oscuras pero también maravillosas como la de Gustave Doré. Toda una forma original de revisar y disfrutar de un clásico.

(Vía Víctor Moreno.)

# Enlace Permanente

Translate »