Alvy

/Alvy

About Alvy

This author has not yet filled in any details.
So far Alvy has created 1202 blog entries.

marzo 2019

A prueba: patinete eléctrico Outsider E-Volution 8,5 Phoenix

Patinete eléctrico Outsider E-Volution 8,5 Phoenix / Cecotec

He estado algunas semanas probando un patinete eléctrico modelo Outsider E‑Volution 8,5 Phoenix que amablemente nos enviaron desde Cecotec, la empresa española que lo comercializa. Casualmente unos días antes había estado probando un Lime de alquiler en el parque de El Retiro y la experiencia fue divertida, así que sólo me quedaba comprobar cómo es eso de tener uno de estos en casa, subirlo bajarlo, y el ir y venir a diario.

La idea de estos vehículos es servir como vehículo de «movilidad personal» en la ciudad, como alternativa limpia a los coches y motos pero con la comodidad de que no son tan grandes como una bicicleta y con la ventaja de que al ser eléctricos te llevan sin demasiado esfuerzo. Al igual que las bicis, Segways y skates eléctricos, cada cual tiene sus ventajas.

Robusto y capaz

Lo primero que llama la atención de este patinete, que entra en la clasificación urbana de «Tipo B», es que resulta muy robusto: es grande (114 cm de alto y 108 de largo con 42 de ancho) y está fabricado en acero inoxidable mate, muy sólido y resistente; de hecho el diseño se puede decir que es muy agradable, incluyendo el panel de mandos.

Tiene capacidad para transportar hasta hasta 120 kg, aunque el peso total influye en la duración de la batería, claro. Las ruedas son grandes y sólidas (de tipo tubeless, sin cámara de aire y con «sistema antirreventón») y va bien por aceras, asfalto e incluso por tramos «de campo» no demasiado exigentes. Además tiene tres frenos: uno eléctrico delantero, otro de disco trasero (manejado desde la manilla izquierda) y uno «manual» que se activa pisando el guardabarros trasero.

El montaje del patinete es muy simple: basta usar una llave para desplegarlo y ajustarlo; los manillares son de goma y se enroscan fácilmente. Una vez montado se puede abatir con solo desbloquear y mover una bisagra –sin herramientas– lo que permite transportarlo más cómodamente para subirlo a casa o la oficina, o meterlo en el coche. También tiene una «pata de cabra», aunque se puede apoyar en cualquier sitio. Eso sí: su peso son 13 kg; no es precisamente ligero para llevarlo mucho rato «a mano», pero eso es necesario en contadas ocasiones (escaleras, dentro de edificios) dado que a todas partes llega rodando, aunque sea empujándolo con el pie o acompañándolo a mano.

También cuenta con luces frontales y trasera, luz de freno y timbre –todo lo que marca la ley– además de una pequeña pantalla con el indicador de velocidad, carga de la batería y algunos iconos. Lo único que he echado en falta es algún sistema de anclaje antirrobo, al menos una argolla o similar por donde poder pasar una cadena si se va a dejar lo clásicos cinco minutitos en algún sitio.

Una batería para 20-25 KM, que pueden ser más

Patinete eléctrico Outsider E-Volution 8,5 Phoenix / Cecotec

La batería del Outsider E-Volution 8,5 Phoenix tiene forma de largo cilindro y va encajada en la barra vertical del patinete. Se abre y cierra fácilmente y se puede sacar con una lengüeta para cambiar por una segunda batería (que se vende aparte). El cargador es externo y se puede enchufar tanto directamente al patinete como por separado a la batería, lo cual es muy cómodo. Una recarga completa son entre tres y cuatro horas; en la práctica un poco menos, porque es raro agotar las baterías completamente.

Según las especificaciones es una batería de 36 V y 6400 mAh. Sobre el papel permite recorrer entre 20 y 25 km, pero es algo que depende de muchos factores, especialmente el peso total, la orografía del terreno por el que se circule, la velocidad y estilo de conducción y hasta la correcta presión de las ruedas. En mi caso la experiencia es que hasta 10 km se hacen sin problema, pero para llegar de 12 a 15 hay que afinar un poco la conducción; de 15 a 20 km es un más complicado. Eso sí, llevando una batería extra en la mochila (ojo: son otros 1,5 kg y 50cm) la autonomía se multiplica por dos.

El motor del patinete tiene una potencia nominal de 350W y máxima de 700W lo que le permite circular a una velocidad de hasta 25-30 km/h, de nuevo dependiendo de las circunstancias, especialmente las pendientes y el peso. Pero, sinceramente: no es un vehículo en el que la velocidad sea precisamente lo más importante, dado que las distancias a recorrer suelen ser cortas.

Patinete eléctrico Outsider E-Volution 8,5 Phoenix / Cecotec

Todo esto de las potencias, voltajes, velocidades y duraciones se gestiona en la práctica con un botón y tres modos de conducción: Eco, Confort y Sport, que marcan la diferencia entre ir más despacio pero llegar más lejos o llegar antes a toda velocidad pero tener menos autonomía.

Con la experiencia tras unos cuantos viajes se aprende cuál es la mejor forma de gestionarlo. Por ejemplo hay pendientes o largas cuestas que no se pueden subir en los modos Eco/Confort por falta de potencia; en zonas peatonales (5 Km/h) lo más conveniente es activar el modo Eco para no ir dando tirones todo el rato; y para viajes más largos el modo Confort va bien. Algo interesante es que además cuenta con un «control de velocidad de crucero» que mantiene la velocidad deseada sin tener que tocar nada; se desactiva al pulsar cualquier botón.

Una experiencia peculiar

Tener un patinete de estos en casa y usarlo para circular por la calle es una experiencia un tanto peculiar. En primer lugar, aclarar que el tiempo de aprendizaje es cercano a cero: cualquiera puede montarse y manejarlo con soltura en cinco minutos; resulta muy natural.

Madrid en patinete
Red de viales patinables con VMU en Madrid [PDF] / Ayuntamiento de Madrid

Pero una cosa es «saber manejarlo» y otra es saber todo lo que hace falta acerca de cómo circular con él por la ciudad. Ahí la cosa cambia. En mi caso vivo en Madrid y las pruebas que hice me pillaron justo con todo el revuelo del cambio de normativa en una ciudad un tanto inhóspita en la que convivimos peatones, coches, bicis, taxis, autobuses, Segways, skaters, patinadores, runners y «fauna» de todo pelaje. Ha habido que esperar, pero al final la normativa acerca de estos vehículos de movilidad urbana se puede resumir en el caso del patinete eléctrico «tipo B» en que:

  • No se puede circular por las aceras, ni por el carril-bus. Tampoco –de momento– por ciclocarriles, que son los carriles en calzadas señalados como 30/Bici (aunque quizá en el futuro se pueda).
  • Sí se puede circular en ciclocalles, aceras bici y cualquier calle de velocidad máxima 30 km/h. En la práctica esto incluye cualquier calle de la ciudad con un solo carril, o de dos carriles en sentidos opuestos. Y también por las calzadas de prioridad peatonal, aunque cuando se comparte espacio con peatones hay que respetar una velocidad máxima de 5 km/h. (Lo mismo en parques, Madrid Río y similares).
  • La edad mínima para usarlos son 15 años.
  • El casco no es obligatorio, pero sí altamente recomendable.

¿Es complicado? Bastante. Para entenderlo un poco mejor viene bien la ayuda de la guía de tipos de vías ciclistas y el FAQ sobre patinetes del Ayuntamiento. ¡Pero ojo! Esto sólo es aplicable a Madrid; en otras ciudades puede variar.

El caso es aplicar un poco el sentido común y la precaución. Según el mapa el 80% de las calles de Madrid son aptas para patinetes eléctricos [PDF]; pero mi zona por ejemplo no tiene un carril-bici cerca, y la calle principal es de 2-3 carriles, incluyendo un carril bus. Como por esa calle no se puede circular en patinete y tampoco por las aceras –aunque son anchas– la única alternativa es ir por las calles paralelas, que son de 30 km/h, de un carril o de dos en doble sentido.

Pero seamos realistas: en la práctica, la gente no hace eso. Es normal encontrarse a patinetes en la calzada de la calle principal de 50 km/h si no hay mucho tráfico y ver cómo entran y salen de las perpendiculares y se suben y bajan a las aceras. Por no hablar del clásico transformismo (como hacen algunos ciclistas) «ahora soy vehículo, ahora soy peatón», especialmente en los semáforos. Lo único que parece que se está respetando más es lo de no ir por las aceras, aunque hay tramos en los que es inevitable, por ejemplo para llegar a ciertos edificios y tiendas.

La sensación que da ir en patinete por la calzada compartiendo espacio con los coches es para mi gusto un tanto de peligro, incluso aunque sean calles de 30 km/h y el patinete sea «un vehículo más». Sucede un poco como ir en bici: serás un vehículo más, totalmente legal, pero en caso de golpe tienes las de perder. Por eso lo mejor es siempre aplicar la cautela máxima y el casco; y recordar que no todos los conductores –¡ni peatones!– conocen ni respetan las normas. Lo conveniente: evitar las largas cuestas y las zonas más transitadas. Mejor un rodeo tranquilo que vivir en tensión.

Mi consejo es analizar bien la zona en donde se va a utilizar el patinete eléctrico antes de decidirse a comprarlo, Esa «ruta habitual de cada día» puede ser adecuada y una alternativa estupenda y sin problemas para el patinete, pero habrá otras en los que circular con él no sea tan cómodo y relajante. Para quien viva cerca de carriles bici, en calles tranquilas y con trayectos diarios no demasiado largos son desde luego una gran opción.

El precio del Outsider E-Volution 8,5 Phoenix es actualmente de 359 euros y el de las baterías extra 149 euros.

# Enlace Permanente

Las invenciones fallidas de Steven Johnson

Road Office / Steven Johnson

Me crucé con la curiosa sección de Steven Johnson dedicada a inventos fallidos, artilugios a medio camino entre el «¡Oh, qué ingenioso! ¿Por qué no se le habrá ocurrido a alguien antes?» y el «¿¡Pero cómo narices va a funcionar ese trasto!?»

La mayoría son bastante desastrosos: está el descapotable con piscina, las gafas de primeros auxilios o la oficina con ruedas… Pero, bueno, supongo que se trata de experimentar un poco y sobre todo de echarse unas risas. Muchos tienen que ver con coches, pero también hay gadgets y otras ideas rarunas.

Johnson tiene una sección en el blog Core77, Patent Depending, y ya lleva publicados más de un centenar de estos inventos. Debe ser aquello de la perseverancia del inventor, que le dicen.

Otros inventos locos relacionados que alguna vez hemos comentado:

# Enlace Permanente

El tipo que ha construido un «brazo robótico» que maneja el móvil y simula las interacciones sociales

¡Ahora soy libre cual pájaro!

– David Neevel

Este hacker llamado David ha construido un aparatejo genial digno de los inventos locos de Simone, Colin o del mismísimo Profesor Franz de Copenhague. Es un sistema robótico llamado Operador Telefónico que puede tocar la pantalla de un teléfono móvil con su frío dedo mecánico. Y está programado para hacer todo lo que hacemos las personas en las intrascendentes interacciones sociales de cada día: mirar fotos de Instagram y darles likes, seguir a quienes nos dan likes, saludar con mensajes, preguntar trivialidades y demás.

Según cuenta su intención es que sea un remedio para el famoso FOMO (Fear Of Missing Out, «temor a perderse algo») o peor aún para el FOOYBNIEO (Fear Of Ostracizing Yourself By Not Interacting Enough Online, «Miedo a relegarse al ostracismo por no interactuar en línea lo suficiente».)

El invento es tan genial como fácil de entender con sólo ver el vídeo: el brazo sabe teclear la contraseña del móvil, abrir las aplicaciones y «hacer cosas comunes». Lo interesante es que casi todas esas acciones son bastante mecánicas y repetitivas y que difícilmente nadie se va a dar cuenta de que lo ha hecho un brazo robótico. Esa es su genialidad. Además de eso, los mensajes son tan neutros y carentes de originalidad como los saludos habituales ¡Hola! ¿Qué tal? y las no menos sosas respuestas ¡Qué bueno!

Como jugosa guinda resulta que el «operador telefónico» también puede hacer cosas intrascendentes que hacemos las personas, como abrir y cerrar la aplicación de El Tiempo, sacar un selfie y cosas así. De modo que básicamente coges el smartphone, lo atornillas al brazo mecánico y arreando. ¡Libertaaaad!

Relacionado:

# Enlace Permanente

¿Pato o conejo? Incluso la inteligencia artificial de Google tampoco tiene muy clara esta ilusión óptica

Patoconejo / minimaxir

A Minimaxir de reddit se le ocurrió pasar la famosa y más que clásica ilusión óptica del patoconejo por el filtro de la API Cloud Vision de Google, un potente algoritmo de clasificación de imágenes se utiliza para todo tipo de reconocimiento automático de imágenes. La conclusión es que todo depende de cómo se mire porque en su experimento fue enviando la imagen girándola en ángulos respecto a su centro. [Siguiendo el enlace hay un vídeo demostrativo].

Lo curioso es que si la misma imagen está girada entre 0 y 5 grados la IA de Google la reconoce como un pato; si está entre 5 y 40-50 grados, como un conejo; entre 50 y 80 no lo tiene nada claro y luego vuelve a ser conejo, o pato, dependiendo del ángulo. Curiosamente el resultado final es que se reconoce más o menos las mismas veces tanto como pato como conejo… como ninguna de las dos cosas.

Según la wikipedia se trata estas ilusiones congnitivas tienen un comportamiento muy peculiar en nuestro cerebro:

Para dar sentido al mundo es necesario organizar las sensaciones entrantes en información que sea significativa. Los psicólogos de la Gestalt creen que una de las formas en que se hace esto es percibiendo los estímulos sensoriales individuales como un todo significativo. La organización Gestalt se puede utilizar para explicar muchas ilusiones, incluida la ilusión pato-conejo, en la que la imagen en su conjunto cambia de ser un pato a la vez que un conejo.

Por cierto que la ilusión del patoconejo apareció por primera vez en 1892 en una revista de humor alemana, Fliegende Blätter, aunque fue Joseph Jastrow (creador también de la ilusión de las dos piezas curvas que lleva su nombre) quien la popularizó.

Relacionado:

# Enlace Permanente

Polygonia: diseño de teselaciones y patrones geométricos

Polygonia

Esta interesante herramienta llamada Polygonia Design Suite estaba originalmente pensada para crear diseños poligonales y patrones para plóteres de corte principalmente, pero también impresoras 3D. Ha ido creciendo y creciendo, hasta convertirse en un proyecto más allá del hobby. Sin duda M.C. Escher estaría encantado de poder usar algo como esto.

David, su creador, dice que su objetivo es básicamente la creación de patrones simétricos. No es demasiado intuitiva de utilizar pero se le coge el tranquillo. La parte izquierda de la pantalla permite organizar los proyectos; en la derecha están las herramientas: definir el marco, las telelaciones (tiles) y patrones, el dibujo de líneas, reglas para medir e incluso «agujeros».

Polygonia

Todo ello queda aderezado con decenas de opciones en cuanto a las formas y segmentos que se van añadiendo al mosaico: su tamaño, alineación, simetrías de varios tipos, rotación, etcétera, todo de forma casi automática. Hay extensas galerías a modo de ejemplos y muchísima más información en la web de Polygonia Designs, incluso un «libro para colorear», para quien le gusten esas cosas.

Las opciones más técnicas del programa tienen que ver con la impresión en plóter, pero si se va a usar sólo para dibujar y juguetear un poco se pueden ignorar sin problema. En la zona de archivos se pueden ver todas las opciones para exportar: SVG, DXF y PNG. Aunque todavía se considera un software «en pruebas» se puede disfrutar con sólo registrarse, para lo cual basta un email o cuenta de Google. También se pueden ver sus posibilidades en la cuenta de Polygonia Designs en Instagram o en su Twitter, @PolygoniaDsgns.

(Vía Hackaday.)

Relacionado:

# Enlace Permanente

El adorable «dinosaurio de Chrome cuando la conexión a Internet ha muerto» en forma de kit de juguete

Chrome Dino Set

El crossover entre los juguetes adorables y la superautopista de la información tiene ahora forma de dinosaurio: este Chrome Dino Set es un juguete conmemorativo del 10º aniversario de Google Chrome, el popular navegador que ya va por la versión 70, no 71, no, espera… 72 más exactamente.

El «kit físico» de uno de los más famosos huevos de pascua incluye el Tyrannosaurus rex pixelado junto con cuatro cactus y una placa con el «temido error ERR_INTERNET_DISCONNECTED que asusta más que el 404 de las páginas perdidas. Todo ello en material plástico y acrílico reciclable.

El juego fue creado por Edward Jung, uno de los ingenieros de UX de Chrome. Posteriormente fue recreado como T-Rex Runner en una web al efecto, aunque tiene más gracia entretenerse con él cuando el wifi se ha perdido o la conexión ha muerto por alguna peregrina razón.

Para jugar «en la vida real» recuérdese que basta con pulsar la barra de espacio cuando el dinosaurio aparece en la ventana de Chrome tras una conexión fallida.

(Vía Android Police.)

Relacionado:

# Enlace Permanente

De la simetría a la metaquiralidad

En este vídeo en dos partes Vi Hart nos explica a la vez que dibuja algunas cosas sobre los distintos tipos de simetrías, desde las más simples hasta llegar finalmente a la metaquiralidad, una de las más enrevesadas. Son unos conceptos de gran interés en geometría y física: todos «parecidos», pero con sutilezas que les hacen no ser exactamente lo mismo.

El caso es que hay muchos tipos de simetrías: de traslación, rotación, la simetría especular que observamos en los espejos y otras más complicadas. Por otro lado, en la segunda parte explica que

La quiralidad es la propiedad de un objeto de no ser superponible con su imagen especular.

y es especialmente interesante en química y en los seres vivos: la mano izquierda y la mano derecha de una persona tienen quiralidad. Esto lleva a la autora a explicar las formas de combinar todas las simetrías y a saltar de las dos dimensiones a las tres, con la complicación visual que eso conlleva… especialmente para alguien que suele dibujarlo todo en un cuaderno perfectamente plano.

Al final del vídeo se ven ejemplos estupendos de objetos con simetrías, quiralidad y metaquiralidad, incluyendo tornillos, escaleras de caracol, pasta de forma helicoidal, muelles o el cordón espiral de los viejos teléfonos.

Es un viaje muy interesante y más que ameno, que en unos minutos sirve para entender toda una terminología y matices a cual más interesante.

Más vídeos de nuestra admirada Vi Hart:

# Enlace Permanente

¿Qué es un fractal y para qué sirve? Un precioso recorrido acerca de unos objetos fascinantes

Yuliya Klochan, una estudiante de matemáticas del M.I.T. explica en Science Out Loud qué son los fractales, cómo se construyen algunos de ellos y por qué resultan tan fascinantes, a la par que útiles.

Entre otros utiliza el copo de nieve de Koch como ejemplo visual y fácil de entender. De ahí pasa a explicar cómo en los años 90 se empezaron a emplear diseños fractales en las antenas de radioastronomía porque se vió que resultaban más efectivas.

Entre otros ejemplos de fractales en la naturaleza también explica que también se ha descubierto que la cromatina del ADN humano es un fractal, lo que le permite enrollarse sin problemas.

Relacionado:

# Enlace Permanente

Alex Glow y su lechuza robótica «Arquímedes»

La hacker Alex Glow enseñó durante la 2018 Hackaday Superconference una simpática lechuza que se mueve con dos servos y tiene una especie de cardán en su estructura para mantener el equilibrio. Además de ser preciosa y de simpáticos movimientos tiene una cámara y un sistema que utiliza la visión artificial de Google controlados por una placa Raspberry Pi para orientar la mirada. Y si le aprientas el botón que tiene en la cabeza hace fotos.

Por si eso fuera poco hace «bip bip» cuando está contenta.

Todo este espectacular montaje dice que requirió un par de días para «pensarlo», una semana para diseñarlo y luego algo más de tiempo para imprimir todas las piezas, conectarlo, escribir el código y afinarlo todo.

Como buena procrastinadora que debe ser Alex su más sabio consejo es «ponerse una fecha límite, como por ejemplo tener que presentar el invento en un evento como la Maker Faire» para acabar el montaje a tiempo.

Naturalmente es obligatorio recordar a la lechuza mecánica de Furia de Titanes (1981) que probablemente le haya servido de inspiración. Aunque ahora que lo pienso, también el búho de Merlín se llamaba Arquímedes… Mmm…

# Enlace Permanente

Una Odisea de Stanley Kubrick, Edición 2019

Richard Vezina creó esta remezcla a modo de homenaje a Stanley Kubrick y su obra allá por 2003 y lo dio a conocer en 2011. Ahora con motivo de la conmemoración del 20º aniversario del fallecimiento del cineasta ha creado una nueva Edición 2019 en calidad HD con espectaculares imágenes y mejor sonido.

La composición se divide en dos partes: la primera dedicada a la «simetría y el caos» y la segunda al «amor y los recuerdos», donde se exploran visualmente ejemplos de toda su filmografía. Y es que aparecen prácticamente todas sus películas: Miedo y deseo, El beso del asesino, Atraco perfecto, Senderos de Gloria, Espartaco, Lolita, ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú, 2001: una odisea del espacio, La naranja mecánica, Barry Lyndon, El resplandor, La chaqueta metálica y Eyes Wide Shut, además de algunos documentales y fotografías.

La música es Summoning of the Muse (edit) de Dead Can Dance y Lisa Gerrard de Sanvean.

Es toda una gozada visual para disfrutar con calma, que además trae a la cabeza todas esas grandes, qué digo grandes, grandísimas películas y entran ganas de volver a verlas de nuevo… Aunque es difícil elegir por cuál empezar porque son a cual mejor.

(Vía Laughing Squid.)

Relacionado:

# Enlace Permanente

Translate »