Alvy

/Alvy

About Alvy

This author has not yet filled in any details.
So far Alvy has created 1356 blog entries.

junio 2019

Los youtubers escriben sus títulos TODO EN MAYÚSCULAS porque así reciben más visitas

YouTube All Caps / ThetWeebLife

¡Ah, esas técnicas de YouTube con más trucos que la chistera de un mago! Miniaturas falsas, titulares con cebos/clickbait, caras de locos, profuso uso de emojis y similares… ¡Todo vale!

En esta gráfica con las estadísticas de su canal que subió ThatWeebLife se ve perfectamente cómo lo de escribir TODO EN MAYÚSCULAS funciona a la hora de llamar la atención: las visitas al mismo vídeo se multiplican y empiezan a acelerarse tan pronto como el Título se cambia por TÍTULO.

Resumen: el creador del vídeo encantado con más visitas, YouTube encantado porque más visitas son más tiempo dedicado a ver vídeos y mostrar más publicidad y la gente… Bueno, la gente no sabemos. Así que se reduce su existencia asignándole un aséptico término como puede ser «audiencia» y así todo el mundo se queda con la conciencia tranquila.

Relacionado:

# Enlace Permanente

Boeing 747 E-4B: el «avión del Juicio Final», explicado con humor apocalíptico

Este divertidísimo vídeo de Half as Interesting explica con humor del fino cómo son por dentro los Boeing E-4B, nombre abreviado de los Boeing E4 Advanced Air Command Post, nombre en código Nightwatch («Guardia de la Noche»). Se construyeron cuatro de ellos modificando unos Boeing 747-200 y aunque deberían haber sido retirados en 2015 ahí siguen.

Los Boeing E-4B son básicamente el sitio en el que los mandamases de los Estados Unidos, ya sean el presidente, secretario de defensa y los jefes militares –o sus sucesores– viajarían de un lugar a otro en caso de Apocalipsis militar. Costaron unos 350 millones de dólares, el doble que un avión normal, y llevan básicamente de todo: aislamiento electrónico para soportar el pulso electromagnético de una explosión nuclear, bloqueo de radiación… Baste decir que también son completamente analógicos, para que un fallo en la electrónica no los tumbe. Puede repostar en vuelo y mantenerse en el aire hasta una semana sin aterrizar.

Desde fuera lo más llamativo es que tienen escalera propia y muestran una especie de chepa que es un radomo para garantizar las comunicaciones. Comunicaciones que por cierto son de todas las variantes posibles: radio de baja frecuencia, alta frecuencia, ultra-alta frecuencia, satélite… «hasta señales de humo», bromea el narrador.

En su interior caben hasta 112 personas, por lo que lógicamente en un escenario chungo-apocalíptico habría hostias para entrar. Pero eso sí, que no falten las azafatas, porque en el interior también hay espacio para ellas además de los pilotos y otros técnicos. La zona principal es como una gigantesca oficina, una especie de Pentágono en miniatura. Otros «agraciados» serían los 17 periodistas que podrían viajar como representantes de la prensa (tienen sala y todo). Y todo para narrar a la población presumiblemente diezmada por las armas nucleares qué tal contempla desde los cielos el presidente la situación a cada momento.

Relacionado:

# Enlace Permanente

Así es un reactor nuclear por dentro

Ahora que la serie Chernobyl está de moda puede ser un buen momento para revisar este pequeño vídeo de BBC Studios. En él Jem Stansfield se mete en el reactor de la central nuclear de Zwentendorf (Austria) para explicar cómo funciona un reactor nuclear.

Esta central es de tipo BWR (y no RBMK como Chernobyl, diseño con el que ya no se construyen centrales nuevas). Aunque hay diferencias técnicas la esencia divulgativa del vídeo es la misma: agua que se calienta a 300°C, decenas de toneladas de presión, vapor que mueve una turbina que da vueltas para generar electricidad… y todo gracias a una reacción nuclear con uranio enriquecido como combustible. También nos hace una explicación por analogía sobre este fenómeno físico.

El vídeo permite también hacerse una buena idea de la escala de un reactor nuclear: cuál es el tamaño de las instalaciones principales y cómo de pequeños son los pequeños cilindros de uranio (pellets) que se introducen en las barras de combustible. Todo a escala «humana».

Relacionado:

# Enlace Permanente

Vídeo: instrucciones para viajar en el tiempo

Este simpático vídeo de Squirrel Monkey son instrucciones para viajar en el tiempo al estilo de los 80, distorsiones del tracking de la cinta VHS incluidas. La misión es secreta y sólo hay 25 personas elegidas. El documento proviene del Departamento de Viajes en el Tiempo y explica todo lo que hay que saber acerca de cómo se llega a 2045, incluyendo algo sobre la historia de los viajes temporales.

Los detalles están profusamente explicados, incluyendo detalles la tecnología, sensaciones del viaje y qué se puede esperar al llegar al futuro. A pesar de ser un pequeño batiburrillo donde están desde Roswell a la señal ¡Wow! es bastante razonable: explica por qué sólo se puede viajar hacia adelante en el tiempo (hacia atrás sólo se pueden enviar «mensajes»), cómo se evita la paradoja del abuelo, cómo se maneja el hecho de que la Tierra se esté moviendo a gran velocidad durante el viaje y otros detalles. También cuenta cómo pudimos construir una máquina del tiempo «secreta» en los años 40 (lógicamente, porque nos enviaron las instrucciones «desde el futuro») y otras curiosidades.

Quizá lo más divertido es lo que puede esperar el crononauta al llegar a 2045, casi una guía turística (aunque un viajero no es un turista porque no vuelve). Según parece la gente mira mal e insulta a los que llegan del pasado porque estropearon el medio ambiente de forma irremisible. Pero por otro lado son superpopulares, como las estrellas de cine o la televisión, con fans incondicionales atraídos irresistiblemente por su «rareza».

El viaje temporal en sí dura 8 horas para varias décadas y garantiza un «aterrizaje» correcto y sin peligros, no como le pasó al perrillo Albert Laika que fue el primero en viajar a modo de pruebas: cuando llegó ocupó una habitación aparentemente vacía pero en la que había aire. El aire se entremezclo con el interior de su cuerpo y la espichó al instante. Albert Laika II, en cambio, fue enviado a una habitación en la que se había hecho el vacío… y lo consiguió. ¡Grandes sacrificios por la ciencia!

Queda oficialmente añadido a la lista de

Más temas relacionados con los viajes en el tiempo:

# Enlace Permanente

La app que reconoce las bolsas de basura que hay tiradas por la calle

Este sistema llamado SpotGarbage es capaz de reconocer las bolsas de basura que hay en el suelo de las calles de la ciudad. Lo cual no puede negarse que es algo especilamente práctico en muchas ciudades actuales: puede ayudar a los servicios de recogidas de basuras (por ejemplo avisando cuando hay muchas o cuando estén en sitios inusuales) o ayudar a analizar qué zonas necesitan que el camión pase más a menudo por ellas.

(A todo esto: si existe es porque hay ciudades, Nueva York sin ir más lejos, donde todavía lo normal es dejar las bolsas en mitad de la calle, no en cubos específicos. En el caso de Nueva York oí que irónicamente para ser uno de los lugares «con más ricos del mundo» las ratas estén tomando la ciudad. Hay concursos de fotos con ratas y a ver quién encuentra la rata más rolliza. Hasta hay documentales de vigilantes que recorren las calles con perros para cazar las ratas de desmesurado tamaño que pululan por ahí).

Volviendo a la app, parece que proviene de un concurso de ideas de Microsoft en la India. Es capaz de reconocer correctamente el 88% de las bolsas que hay tiradas en la calle tras un periodo de entrenamiento (funciona mediante aprendizaje automático). En la documentación hay más detalles: SpotGarbage: smartphone app to detect garbage using deep learning.

# Enlace Permanente

Así es la edición de un vídeo para que cambie lo que dice una persona: tan fácil como cortar-y-pegar

En este vídeo de Ohad Frid publicado para el SigGraph 2019 que se celebra este verano se explica cómo editar lo que dice un busto parlante. Básicamente se utiliza el texto de la transcripción de lo que está diciendo la persona para localizar los puntos de corte. En esos puntos se puede modificar lo que dice, simplemente cambiando el texto.

El fluir del vídeo, el audio y el movimiento de los labios se mantiene de forma completamente transparente aplicando diversas técnica que incluyen el análisis de los fonemas, visemas, la pose 3D del rostro y otras técnicas de optimización.

El resultado es que la escena regenerada se regraba luego como un vídeo fotorrealista, de modo que apenas se nota que un texto ha cambiado por otro, haciendo «prácticamente invisible» el hecho de que se hayan eliminado o añadido palabras, o cambiado unas por otras (un dato que esté mal, como «91.4» por «82.2», por ejemplo) sin mayores problemas. En el vídeo hay varios ejemplos y una detallada explicación de las técnicas.

Es interesante que parte del trabajo incluya las consideraciones éticas de este tipo de técnicas. Que igual que vienen bien para corregir errores, mejorar los doblajes o adaptar un vídeo a diferentes grupos de edad (adultos o niños, por ejemplo) también puede tener un lado oscuro.

Entre las técnicas propuestas para «distinguir realidad de manipulación malintencionada» están sugerencias como indicar de forma clara y meridiana que las imágenes están modificadas (quizá como en la restauración de obras artísticas antiguas), incluir marcas de agua invisibles o la obligación legal de obtener permiso antes de hacer una modificación.

Relacionado:

# Enlace Permanente

Chernobyl nos explica que el precio de la mentira y la obstinación política pueden llevarnos a desastres de proporciones inimaginables

Chernobyl / HBO

Chernobyl (Craig Mazin, 2019) con Stellan Skarsgård, Emily Watson, Jared Harris. La esperada recreación del desastre de Chernobyl, sus circunstancias y consecuencias, con producción de la HBO y un magnífico elenco nos ha dejado esta auténtica maravilla de miniserie de cinco episodios. Cinco horas de narración que además, habiendo vivido el desastre en su momento (hace ahora 33 años) estremece más todavía.

Eso sí, hay que distinguir realidad de ficción. Y si bien la serie es tremendamente fiel en muchos aspectos no puede evitar la dramatización en pos de conseguir un producto entretenido, condensando años de sucesos en unas pocas horas. Lo que sucedió en Chernobyl no puede suceder hoy en día por muchas razones, principalmente porque ya se construyen reactores de ese tipo (diseñado más para uso militar que civil), hay infinidad de medidas de seguridad que se han añadido desde entonces, controladas por organismos internacionales, y en los tiempos modernos prima ante todo la seguridad por encima del empecinamiento político.

Se trataba de crear una obra artística y transmitir un mensaje: ¿Qué precio hemos de pagar por la mentira? No se trata de un documental ni un documento histórico. Igual que el Titanic de James Cameron es una historia de amor (aunque haya un barco que se hunde), es algo distinto. Por suerte creo que lo hace bien: grandísimos actores, cuidados escenarios, magnífica ambientación de los 80 en la era soviética y la capacidad de dejar los episodios en un punto álgido. Sorprendentemente lo hace comenzando con los instantes posteriores al accidente; la recreación de lo que sucedió en los desastrosos instantes previos y críticos se deja para el último episodio, como parte de las explicaciones del juicio que se celebró años después.

La ambientación y recreación de cada escena es sencillamente genial y se nota pronto. Hay un magistral hilo en Twitter de periodista Slava Malamud, que creció en la unión soviética en aquella época, donde se explica cómo cada objeto (botones, tazas, relojes…) está apropiadamente rescatado para dar la sensación de autenticidad. Pero además de los cubos de basura, vehículos o libros habla del cariz de los personajes: las abuelitas, los niños, las enfermeras, los políticos, los mandamases y los trabajadores de la central. Altamente recomendable.

Chernobyl / HBO

Si mientes eres parte de un sistema y si estás de acuerdo con las mentiras que te cuenta el gobierno, sus líderes, o tus amigos por Facebook hay un coste: el precio de la verdad. Es difícil por ejemplo aceptar que el clima está cambiando y amenazando nuestra existencia; es mucho más fácil decir que no parece así hoy en día. Bueno, se puede hacer eso durante cierto tiempo, pero eventualmente la verdad es inexorable; no podemos escondernos de ella. Chernobyl para mí es una historia sobre lo que pasa cuando la gente pone las mentiras por encima de la verdad.

– Craig Mazin

El peso de la historia recae en Valery Legasov (interpretado por Jared Harris), el científico encargado del comité de investigación del accidente. Junto a él Boris Shcherbina (Stellan Skarsgård), vicepresidente del Consejo de Ministros, representa al brazo político de la URSS. A continuación hay personajes ya inventados, como Ulana Khomyuk (Emily Watson), la experta que representa a la comunidad de científicos que ayudaron a solucionar la crisis abierta con el accidente y muchos otros con arcos más o menos cortos en los que se cuentan historias especialmente impactantes o interesantes.

Chernobyl es implacablemente crítica con la ineptitud, la corrupción y las mentiras de políticos y los medios. Pero también es generosa con los héroes de esa historia: los mineros de Tula que tuvieron que excavar un túnel bajo la central nuclear, los liquidadores que tuvieron que limpiar los restos y toda la zona de exclusión en cientos de kilómetros a la redonda, los tres superhéroes (Ananenko, Bezpalov y Baranov) que con trajes de buzos entraron a la central y abrieron las esclusas donde se acumulaba el agua radioactiva y todos los científicos –representados por Legasov y Khomyuk– algunos de los cuales murieron de cáncer por las secuelas años después.

Sin embargo todo esto no sucedió exactamente como se ve en la serie. Por ejemplo: de los tres héroes se presentaron voluntarios, pero el tercero era la única opción posible porque nadie más tenía sus conocimientos (por cierto que dos de ellos siguen vivos a día de hoy). Los mineros no llegaron a completar el túnel (fue finalmente innecesario) y probablemente tampoco acabaron cavando desnudos (o casi), otro detalle simpático de rrrudos minerrros rrrusssos soviéticosss aunque algo inexacto. El Ministro del Carbón no era un jovencito trajeado, sino más bien un político de vieja escuela; y el representante político Zharkov que recuerda en las reuniones los «principios del movimiento» tampoco existía: representa el «sentimiento político tradicional» y las presiones del Kremlin de la época.

Chernobyl / HBO

Además de todo esto hay una serie de cifras y detalles técnicos sumamente discutibles. A los expertos me remito: en el twitter de @OperadorNuclear hay un análisis del primer episodio y en su momento ya explicó en un artículo que publicamos aquí mismo sobre cómo se mejoró la seguridad nuclear tras los accidentes de Three Mile Island, Chernobyl y Fukushima. Todavía hay quien utiliza el desastre de Chernobyl como argumento contra la energía nuclear, pero en diversos hilos ha refutado dichos argumentos detalle a detalle. Nunca sabremos que hubiera pasado si no llega a contenerse el hundimiento del núcleo en las capas subterráneas, y las cifras que se dan en la serie –y cómo afectaría esto a diversos países cercanos– son también controvertidas.

También hay quien califica a Chernobyl de médicamente amarillista por cómo muestra los efectos de la radiación y otros detalles médicos. Efectos que en muchos casos tardaron más en aparecer de lo que se ve en la serie… pero es que una serie necesita cierto ritmo (!) Y es cierto que no se han podido –ni se podrán– cuantificar con precisión las controvertidas cifras sobre las estimaciones de víctimas. Directas se da por válidas que hubo una persona por la explosión y entre 31 y 54 por sobreexposición directa a la radiación en los días siguientes. La cifra ampliada a los años posteriores varía entre 4.000 y 93.000 personas tanto en Ucrania como en los países cercanos. Tampoco se sabe el número de personas discapacitadas de un modo u otro, que quizá fuera el doble que de muertas. Por no saberse ni siquiera se sabe con certeza la cifra de liquidadores encargados de la descontaminación: oficialmente unos 600.000 pero según fuentes entre 400.000 y 800.000.

Ahora bien: se podrían comparar estas horribles cifras con otras muertes en desastres similares, ya sean las 1.500 del Titanic o los 3.000 del 11-S (a las que se podrían añadir otros cientos por preferir ir en coche ante el miedo a volar en los meses posteriores). Por no hablar de la comparación quizá más relevante: la de las muertes debidas a la contaminación del aire por efecto de la actividad humana: entre 4 y 9 millones al año.. En cualquier caso, la serie no entra en esto, pero ha reabierto el debate.

A mi personalmente me resultó también estremecedor el dato que consulté en Wikipedia acerca de Prípiat, la ciudad más cercana a la central de Chernobyl, con unos 50.000 habitantes, que ahora es una ciudad fantasma:

Prípiat

El sitio se ha convertido en una especie de aberrante escenario turístico que como narra @cap0 está lleno de auténticos gañanes al estilo turista descerebrado incumpliendo la regla #1 del sentido común que dice: «Desconfía de aquellos destinos vacacionales donde hay que llevar medidor de radioactividad. Podría haber radioactividad». Por no hablar de la de «si te obligan a ponerte un traje para protegerte de la radiación, no es buena idea desnudarse

En la IMDB Chernobyl está también batiendo récords, que aunque seguramente tengan algo de truqui van acompañados de excelentes reseñas en todos los medios, salvo alguna que otra excepción menor.

Dejo aquí algunos enlaces que me parecieron especialmente interesantes para quien quiera investigar más en esta apasionante historia:

Más enlaces:

# Enlace Permanente

Un viajecito en la atracción del Halcón Milenario de Star Wars: Galaxy’s Edge

Los pocos minutos de este vídeo son envidia pura: es un recorrido por la Millenium Falcon: Smugglers Run, la atracción del Halcón Milenario «tamaño real» que hay en el nuevo parque temático Galaxy’s Edge, sin duda su atracción estrella.

La estructura me recuerda mucho a la del Back to the Future: The Ride que había en Epcot y otros parques: un paseito por las instalaciones mientras esperas la cola, un vistazo rápido a la nave por dentro y unos minutos trepidantes de acción en las que la nave traquetea mientras se proyecta el recorrido en la pantalla principal.

Una de las curiosidades es que da la impresión de que a diferencia de otras atracciones todo está lleno de pantallas y botoncitos que te dejan tocar, que aunque no hagan mucho al menos no son el clásico ¡niño, no toques! de otros lugares.

Relacionado:

# Enlace Permanente

La influencia astrológica de la oposición de Júpiter y la Tierra en tu vida cotidiana ahora y en el futuro

# Enlace Permanente

Google Research Football, un entorno de juego realista en código abierto para experimentar con aprendizaje por refuerzo

Google ha anunciado a su comunidad de desarrolladores Google Research Football, un entorno para practicar con diversas técnicas de inteligencia artificial y aprendizaje automático, en especial con el aprendizaje por refuerzo (RL).

El entorno consiste en un simulador de fútbol estilo FIFA con todas sus reglas: goles, faltas, fueras de juego, penaltis, etcétera. Se programan los agentes de los dos equipos y ¡a jugar! Con un buen ordenador se pueden conseguir unos 25 millones de «pasos» diarios de los jugadores en la simulación; eso son muchos partidos. Con una herramienta llamada Football Academy se pueden entrenar los agentes para cierto tipo de jugadas especiales: contraataques, pases, etcétera y ver cómo se comportan.

En el fondo es como cualquier otro juego en el que hay que desarrollar una estrategia que supere la estrategia del adversario, pero en la que se pueden ejecutar millones y millones de simulaciones cada día, al igual que han hecho con otros juegos como el ajedrez o el Go. Cada uno de ellos tiene unas reglas y unos entornos particulares –el del fútbol mucho más abierto y propenso a bugs, de hecho– y será divertido ver qué sale de esto.

El código puede descargarse del repositorio de Github:

Relacionado con el aprendizaje por refuerzo:

# Enlace Permanente

Translate »