Alvy

/Alvy

About Alvy

This author has not yet filled in any details.
So far Alvy has created 1715 blog entries.

febrero 2020

Cómo funcionan los dardos tranquilizadores, explicado con detalle en vídeo y a cámara superlenta

Advertencia: ¡Niños, no hagáis esto en casa si no sois veterinarios!

En este vídeo nuestros admirados Slow Mo Guys (Gav y Dan) explican cómo funcionan los dardos tranquilizadores, esos que se usan para amansar instantáneamente a las fieras, en especial a las de tamaño y peso gigantesco. Y es que aunque cuando lo vemos en las películas parezca «poco realista» el sistema es ingeniosamente simple y efectivo, pura cuestión de física. [El vídeo no tiene subtítulos, pero he aquí un resumen de la explicación].

La clave está en el dardo que se comporta como una jeringa. Pero a diferencia de las jeringas normales que hay que apretar para que funcionen esta se prepara con aire a presión, de modo que pueda actuar por sí sola. Para que ese mecanismo funcione la aguja lleva un pequeño agujerito que está temporalmente tapado con una pieza de plástico circular.

Cuando el dardo se clava en la piel del animal el plástico se desplaza, el agujero queda expuesto y el aire a presión inyecta el «líquido tranquilizador». La sustancia empleada y la dosis dependerán de si lo que hay que «tranquilizar» es un perro, un gorila o un tiranosaurio, pero la idea es la misma. En el vídeo puede verse en [04:30] cómo se dispara (ya sea soplando por una cerbatana o con un rifle de aire a presión) y en [04:35] cómo se clava. Pero el verdadero efecto se puede ver en [05:00] cuando desde el otro lado y a cámara superlenta se ve el chorrazo de la inyección del líquido a presión.

Feliz y espectacular sedación y dulces sueños.

Relacionado y a cámara lenta:

# Enlace Permanente

Miles de imágenes de dominio público sobre la biodiversidad del planeta en la Biodiversity Heritage Library

Family of kingfishers / John Gerardus Keulemans
John Gerardus Keulemans / Family of kingfishers (1868-71)

La Biodiversity Heritage Library es una gigantesca biblioteca con literatura e imágenes de dominio público o licencias Creative Commons que se pueden descargar libremente. Hay un poco de todo, desde libros antiguos digitalizados a dibujos y fotografías, todas ellas con el mundo natural y la biodiversidad como tema principal. En total catalogan 155.000 títulos, 254.000 volúmenes y 58 millones de páginas de información. Proceden de diversos museos y están referenciadas. Se puede buscar por palabras, títulos, fechas o colecciones; el texto de los libros está digitalizado también y es «buscable».

Como no podía ser menos en Internet hay un montón de ilustraciones de gatitos y también de plantas y animalitos dibujados a la antigua usanza. Dicen en Lifehacker, que es por donde vi pasar el enlace, que igual sirve para inspirarse a la hora de ilustrar algo como para encontrar un tatuaje. La verdad es que lo mismo encuentras un pangolín que una cotorra argentina, dos de las especies de moda estos días.

Pangolin: Natural History Museum, London
Pangolin / Natural History Museum (Londres)

Además de la página de incorporaciones recientes también tienen herramientas y servicios para desarrolladores y un Twitter donde van informando de novedades: @BioDivLibrary, una cuenta de Instagram (@BioDivLibrary) y otra en álbumes de Flickr aunque lo más práctico es buscar directamente en su web.

Relacionado:

# Enlace Permanente

La ilusión óptica de la «ventana de Ames» en versión Bricomanía con cartón y tijeras

Mi amigo Juanma me llamó la atención sobre este viejo vídeo que ha resurgido hace poco. Se trata de un segmento de un programa de televisión australiano titulado Curiosity Show, más viejo todavía. Lo presentaban Deane Hutton y Rob Morrison y era una combinación de ciencia y «bricomanía», una fórmula muy divertida que daba lugar a presentaciones como la llamativa ventana de Ames que se ve en el vídeo.

El propio vídeo explica cómo construir fácilmente esta ilusión óptica, similar al de la habitación de Ames, en el que un trapezoide dibujado como si fuera una ventana en perspectiva (o habitación, en la otra versión) confunde totalmente al cerebro cuando se hace girar.

Este efecto lo inventó Adelbert Ames en 1946 y por eso lleva su nombre. Lo más curioso es que al dibujar los rectángulos en perspectiva como trapecios –y a pesar de que sabemos perfectamente que no son rectangulares– el cerebro nos engaña poderosamente, incluso haciendo cambiar de sentido el giro del bolígrafo que se cuelga.

Relacionado:

# Enlace Permanente

Un diseño de calculadora Braille

Calculadora Braille / Merve Nur Sökmen

Merve Nur Sökmen envío a Yanko Design esta idea de calculadora Braille. Por un lado es una calculadora de diseño elegante y funcional, con grandes botones y dígitos además de unas agradables proporciones. Pero por otro todo está en Braille: los pequeños puntos del panel de resultados adquieren relieve mecánicamente, de modo que las personas ciegas pueden leeros y también distinguir, en la zona de la derecha, unos botones de otros.

Además de que las teclas son de agradable tacto y fáciles de localizar para quienes sean capaces de utilizar la lecto-escritura en Braille la calculadora cuenta con un altavoz a través del cual se pueden escuchar las operaciones completas, tanto al teclear como el resultado. Y también se puede emparejar mediante Bluetooth.

Calculadora Braille / Merve Nur Sökmen

El invento no es de momento nada más que una idea de diseño, más sencilla que una línea braille y con una utilidad práctica y directa.

Relacionado:

# Enlace Permanente

Hardspace: Shipbreaker; el futuro consiste en ser mecánico de desguace, un trabajo duro pero emocionante

Podrás vivir una vida de peligros sin preocuparte por los viejos problemas terrestres, como las heridas y la muerte. Eso sí: ten en cuenta que el coste de la resurrección se añadirá a tu deuda.

Hardspace: Shipbreaker [en desarrollo para Steam] me ha encantado por el concepto: consiste en ser mecánico de desguace («desmantelador de naves») en una gigantesca instalación en órbita. Allí llegan naves de todos los confines del espacio y como buen «cortador» tienes que irlas desmontando pieza a pieza en gravedad cero. Me recordó un poco a los trabajos duros de mineros en Moon (2009) o la mítica Atmósfera cero (Outland, 1981).

El juego tiene un poco de aventura en un futuro cercano y otro de resolución de puzles. La herramienta principal parece ser un cortador láser y al desmontar las naves se van ganando puntos. Otro divertido detalles es que no mueres nunca: de vez en cuando te guardan en una especie de «copia de seguridad» (al estilo Down and Out in the Magic Kingdom) y –ojo– si tienes dinero suficiente te clonan y restauran para que sigas trabajando. ¡El sueño de cualquier patrono! (y el fin de la inseguridad laboral).

Hardspace: Shipbreaker es uno de esos juegos que todavía está en desarrollo –aunque llevan años con la idea y el diseño– y se puede añadir a la «lista de deseos» o probar en modo de «acceso anticipado» y ver cómo se va desarrollando. La fecha prevista de lanzamiento es verano de este año.

Relacionado:

# Enlace Permanente

Una prueba no se sabe muy de qué, excepto que hay ojivas nucleares, velocidades de vértigo, un gran impacto y destrucción total

Lo mejor de este vídeo con pinta de minidocumental de los Sandia National Labs (SNL) es que no se sabe muy bien ni qué están probando. Pero hay objetos a velocidad supersónica, explosiones y destrucción total, así que… ¡Mola! Teniendo en cuenta que esos laboratorios se encargan del mantenimiento del arsenal nuclear de los Estados Unidos lo más probable es que se trate de una prueba de fiabilidad, comportamiento, impacto o resistencia de una ojiva nuclear, aunque sin el material radioactivo, que tampoco está la cosa como para derrocharlo.

En el vídeo se ve la ya mítica pista de trineos-cohete del complejo de los SNL en Albunquerque, Nuevo México. Son más de 3 km de pista para realizar simulaciones a toda velocidad con trineos propulsados por cohetes. La pista termina en una zona llena de instrumentación, cámaras y focos para captar todo tipo de información, desde rayos X a fotografías y película fotográfica, a una velocidad de ~1 MHz (un millón de hertzios).

Según se adivina en el vídeo lo que están probando es una unidad inercial («pedazo de pepino») en una «configuración inversa», de modo que lo que se mueve es el «objetivo/suelo», no la cabeza nuclear en sí. Del larguísimo cable naranja salen los datos de toda la instrumentación, que en el momento del evento de la prueba («pepinazo/impacto») se correspondería con un impacto real, quién sabe si del misil contra el objetivo, de «algo» contra el misil o similar.

En el preciso instante la escena se ilumina con gigantescos flashes para captar mejor las fotografías y la secuencia en vídeo. El evento («crash») duda tan solo unas centésimas de segundo; todo se transmite al superordenador que lo analiza. Es tan rápido que de hecho se ve en la película que el propio efecto del impacto es más rápido que la onda expansiva. Seguramente estemos hablando de una velocidad de más de 500 km/h, puede que supersónica (pero no podría confirmarlo.)

Los científicos observadores están metidos en un búnker de alta seguridad, desde donde controlan todas las operaciones; por si acaso están rodeados de equipos de emergencia, bomberos y demás. Algo importante es que después del impacto apenas queda nada en pie, todo es mero polvillo. Como sabiamente dicen «una prueba exitosa consiste en capturar todo lo que se pueda en los instantes previos.»

Relacionado:

# Enlace Permanente

Y me llevo una: un libro sobre la exploración de lo que hay detrás de las matemáticas más simples

Y me llevo unaY me llevo una (Joseángel Murcia, 2019). Con ilustraciones de Cristina Daura. Editado por Nórdica Libros, colección Capitán Swing. 25€. 280 páginas, color, encuadernación rústica. Versión electrónica ePub3 (10,99€) en Nórdica Libros.

Este libro del autor de Tocamates explora las matemáticas y la creatividad. Es un «ajuste de cuentas con las matemáticas escolares», como bien reza el subtítulo; enfoques nuevos para matemáticas clásicas. Puede ser un libro difícil de encuadrar para un público concreto: me imagino a jóvenes a partir de 12 o 14 años leyéndolo con interés o a profesores de primera y secundaria devorándolo para aprender nuevas técnicas e ideas. Es probable que quien lo lea ya conozca algunos de los problemas recreativos y matemáticos planteados, pero la forma de exponerlos es muy detallada y simpática, aderezados con preciosas ilustraciones.

A lo largo de sus páginas se pueden descubrir los intríngulis del funcionamiento de las divisiones y las multiplicaciones, el teorema de Pitágoras o las basesx de numeración. Por abarcar, podría decirse que abarca desde las fracciones hasta el infinito. Lo importante es que de cada uno de esos temas se explica el porqué que hay detrás de «cómo funcionan» los algoritmos matemáticos.

También aparecen muchos otros problemas de los clásicos de las recreaciones matemáticas, desde los puentes de Königsberg a los sorteos por letras y la discriminación alfabética o los fractales. Quien se lo lea con calma seguramente descubra algunos detalllitos extra que en otros libros se pasan por alto al hablar de estos problemas, siempre eternos por otro lado.

Relacionado:

# Enlace Permanente

Todos los asteroides conocidos del Sistema Solar parecen más una nube de mosquitos que otra cosa (pero ojo: no está a escala)

Esta animación creada por el JPL de la NASA muestra tiene –como en el chiste– una buena y una mala noticia. La mala es que hay miles y miles de asteroides dando vueltas por el Sistema Solar y de vez en cuando impactan con otros objetos, como bien saben los dinosaurios. La buena, que la imagen no está a escala y lo que aquí se ve como píxeles son en realidad objetos mucho más pequeños que probablemente nunca lleguen a impactar con ningún otro.

La representación utiliza datos obtenidos por diversas misiones de la NASA y recopilados en Asteroid Watch, que vendría a ser algo así como la Guardia de la noche pero para salvaguardarnos de los asteroides. Más en concreto, pueden verse tres versiones: la de los objetos cercanos a la tierra (más conocidos como NEO por Near‑Earth Objects) en 1999, 2009 y 2018. La diferencia es cuantitativa y muy notable.

No obstante, las aproximaciones de estos asteroides a la Tierra son frecuentes si bien lejanas. Lo más recomendable antes de entrar en pánico al oír alguna noticia del tipo «un asteroide se acercará peligrosamente a la Tierra el tal del tal de tal año.» es ir a la lista de aproximaciones NEO-Tierra de la NASA y comprobar la distancia exacta.

Mañana martes, por ejemplo, pasan «cerca» tres asteroides, y pasado mañana otros cinco –días corrientes– pero ese «cerca de la Tierra» es una una distancia mínima de sencillos (y habitualmente son entre 6 y 10 veces esos ~300.000 km). Es decir que muchos pasan a más de uno o dos millones de kilómetros de aquí. Es difícil que hagan blanco.

Relacionado:

# Enlace Permanente

Una máscara respiratoria N95 que imita el rostro para poder utilizar el desbloqueo biométrico Face ID sin problemas

Face ID Mask

Aquí el que no corre vuela. Y de toda tragedia surge una oportunidad. Por eso alguien ha inventado las Face ID Masks, que son máscaras N95 para la boca y la nariz compatibles con Face ID, el sistema de desbloqueo biométrico mediante la imagen del rostro. Porque, claro: si estás protegiéndote del COVID-19 –o cualquier otro virus o similar– y te pones una máscara normal, el Face ID no funciona, lo cual es una incomodidad porque hay que teclear el PIN de pantalla a mano.

Face ID MaskLo cierto es que después de ver la web –muy bonita y llamativa– no queda claro si el invento es real o están de coña pesada, pero lo cierto es que es ingenioso y dicen que no se trata de una broma pesada. La máscara lleva impresa parte de tu propio rostro y tono de piel a partir de una fotografía; si está bien hecha se diría que la cosa podría colar.

Supuestamente todo lo que hace falta es subir una foto de calidad, retocar un poco la imagen para ajustarla y dejar que los «algoritmos de mapeado de rostros» –y los 40 dólares que cobrarán por ellas– se encarguen del resto. Todavía no se pueden comprar pero se puede dejar un email para que te avisen cuando están disponibles.

Relacionado:

# Enlace Permanente

Una historia de los planetarios: de las esferas armilares a los proyectores digitales

En esta pieza que el Musen Americano de Historia Natural hizo en conmemoración del 150º aniversario del nacimiento de Charles Hayden (1870-1937) y cuenta la historia de los planetearios, aunque un poco centrada en los de Estados Unidos. Hayden era hombre de negocios que financió en 1935 la construcción del famoso planetario que lleva su nombre en Nueva York, ahora convertido en el Rose Center for Earth and Space, dirigido por el mismísimo Neil deGrasse Tyson.

Las antiguas esferas armilares y planetarios mecánicos (orreys) eran complicados mecanismos con ruedas dentadas y palancas, que reproducían los movimientos de los planetas y cuerpos celestes. El planetario moderno como tal fue un invento de la empresa de óptica Carl Zeiss: esferas, motores y lentes perfectamente sincronizados. Ya existía uno en Estados Unidos (el Planetario Adler) que Hayden al verlo quería replicar en Nueva York. Pero al ser un inventó alemán no entraba dentro de los planes de financiación del New Deal para la reconstrucción de los Estados Unidos tras la Gran Depresión, de modo que lo financió personalmente.

A esos inventos siguieron muchos otros. Ya en los 90 comenzó la era digital y los planetarios empezaron a poder sustituirse por proyectores de imágenes igual de precisos y con infinitas posibilidades más, aunque no con el mismo encanto, claro.

Todavía tiene entre mayores y pequeños un gran impacto ver esos gigantescos planetarios mecánicos en el centro de las cúpulas de proyección, aunque se pueda hacer lo mismo con proyectores digitales de alta resolución. De hecho hay estupendos espectáculos divulgativos que suelen combinar ambos sistemas. Y los planetarios, como tales, siguen resultando muy educativos para las explicaciones y clases sobre astronomía, aunque se pueda hacer casi lo mismo con la pantalla de un ordenador y un software suficientemente avanzado.

Relacionado:

# Enlace Permanente

Translate »