Este relajante vídeo de Flapsnslats muestra el proceso de deshelado de las alas de un 737-800 de Norwegian que volaba de Oslo (Noruega) a Copenhague (Dinamarca). Las condiciones climáticas eran las propias de la época y la nieve se había acumulado hasta tal punto (15-20 cm) que no caía por sí sola ni agitando los flaps ni durante el rodaje, tal y como puede en los primeros minutos.

En estos casos lo que se hace es básicamente deshelar el avión para que los planos y las entradas de aire de los motores queden libres de hielo y nieve.

La operación se lleva a cabo con una manguera desde una grúa [06:30]. Como dicen en los comentarios del vídeo, «parece un envidiable, gozoso y satisfactorio trabajo» el de esos operadores. Lo que se aplica con cuidado es un chorrazo que consiste en una mezcla de agua y glicol a 82 grados.

Una vez en vuelo los sistemas de antihielo y deshielo de las alas evitan que vuelva a formarse hielo, pero mientras el avión está parado en tierra puede suceder lo que se ve en el vídeo: que aparezca al cabo de unas horas como cuando vamos a buscar el coche de madrugada tras una noche de nevada. Sólo que en vez de sacar el «rascador» aquí basta llevar el avión hasta la zona de deshielo, volver a pista de rodaje y a despegar.

Relacionado:

# Enlace Permanente