Microsoft al fin saca la voz y toma una postura clara frente al tema de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que tiene a Huawei en el fuego cruzado.

Recordemos que Estados Unidos acusa a Huawei de espionaje, junto a varias otras empresas chinas, sin presentar pruebas y prohibiendo que empresas estadounidenses vendan a la marca china. Es por eso, por ejemplo, que en los próximos lanzamientos de la marca no se sabe si podrán usar los servicios de Google en Android o Windows en sus computadores, lo que mantiene en vela a la industria.

Las declaraciones de Microsoft vienen parte de su mismísimo presidente Brad Smith en Bloomberg, donde lo más suave que opina sobre el tema es que es “injusto” y “poco americano”.

El medio RT recoge la transcripción:

Decirle a una compañía de tecnología que puede vender productos, pero no comprar un sistema operativo o chips, equivale a decirle a una compañía hotelera que puede abrir sus puertas, pero no poner camas en sus habitaciones de hotel o comida en su restaurante. De cualquier forma, pone en riesgo la supervivencia de esa compañía.

Por su parte, Smith aclara que Microsoft ha pedido a los entes reguladores estadounidenses más luz sobre el asunto, porque no quieren creer a ciegas. Dicen que actualmente no hay una “base sólida de hechos, lógica y estado de derecho”.