06/02/2019 22:02:50
Manuel Parra, quién cumplió los 100 años este miércoles 6 de Febrero, trabaja en un programa especial para adultos mayores de la comuna, pero toda la ayuda, apoyo y su propia perseverancia, no esconden el hecho de que su pensión simplemente no es suficiente para vivir.

Foto Nota
Manuel Parra, quien cumplió 100 años este miércoles, trabaja manteniendo áreas verdes en la comuna de Padre Hurtado, perteneciente a la región Metropolitana, y aunque según consigna el medio Chilevisión el adulto mayor trabaja por su propia voluntad, eso no es suficiente para dejar de lado el hecho de que recibe una pensión de $122 mil, la que por sí sola no es suficiente para subsistir.

En ese sentido por el trabajo de mantención de áreas verdes le pagan $248 mil, lo que le sirve para complementar sus ingresos.

Manuel, conocido como “Parrita”, estuvo casado por 72 años ytuvo nueve hijos -de los cuales aún viven seis- tiene 19 nietos, 37 bisnietos y cinco tataranietos.

Al respecto hombre que ha visto pasar un siglo entero le confesó al medio televisivo que “Ver la plaza limpia, el pasto verde, me gusta lo que hago, me gusta el trabajo”.

En paralelo múltiples quejas han aparecido en redes sociales en contra de la “romantización” de la precariedad de los adultos mayores en Chile. Sí bien es positivo que los que quieran trabajar lo puedan hacer en orden de mantenerse vigentes, o disfrutar de las cosas que les agradan, esto no debería verse forzado por las bajas jubilaciones y pensiones que no son suficientes para la subsitencia.

De todas maneras el municipio de Padre Hurtado tiene programa que incluye alrededor de 120 adultos mayores, para trabajar en la limpieza y riego de las áreas verdes.

Al respecto Luis Palma, director de Aseo y Operaciones de la comuna señaló que “A través de este programa se mantienen vigentes, se entretienen y podemos ayudarlos a mejorar sus ingresos, ya que la mayoría percibe pensiones mínimas”, e indicó que tienen facilidades para sus labores -como trabajar cerca de su casa- y que igualmente no les imponen un horario.