El vídeo demuestra cómo al comprimir aire con la suficiente fuerza se prende un pequeño trozo de algodón impregnado en combustible diésel debido al calor producido por el aumento de la presión. Así es como funciona básicamente un motor diésel, por ese motivos los motores diésel no usan bujías (aunque sí calentadores para facilitar el arranque en frío.)

Es el mismo fenómeno que hace necesario que las naves espaciales lleven escudos térmicos (aunque sea un escudo de madera) cuando entran desde el espacio hacia la tierra: la fricción del aire que se “aplasta” contra el vehículo debido a su velocidad puede generar mucho calor, llegando a temperaturas de 2000°.

En el vídeo hay que avanzar hasta más o menos 1:10 para ir directo al grano.

Relacionado,

# Enlace Permanente